Desigualdades en la esperanza de vida de MUJERES por barrios de Madrid

Por Carmen León Dominguez, Maria José Gonzalez Ahedo, Manuel Garcia Howlett y Javier Segura del Pozo. (Madrid Salud. Ayuntamiento de Madrid)

Hoy complementamos el estudio editado hace unas semanas (ver “Desigualdades en la Esperanza de vida por barrios de Madrid”) con un nuevo articulo en que detallamos las desigualdades en mujeres. Comprobaremos que hay una diferencia de casi 6 años de esperanza media de vida entre las madrileñas dependiendo del lugar de residencia. En 2004-2006, las vecinas del barrio de Casa de Campo son las que más vivian de media (87,6 años) y las de Aravaca las menos longevas (81,7 años). Veremos que, aunque siguen siendo las residentes de los distritos de Centro y de los del sur (Villa de Vallecas, Vicálvaro y Villaverde) las que tienen peores expectativas de vida, hay un patrón más complejo cuando exploramos las diferencias por barrios en las mujeres. Aparece un patrón espacial “concéntrico” en forma de “C” invertida (C abierta por la izquierda), en el que los barrios con menor longevidad están situados en la periferia (por fuera de la M-30 o M-40) sur-este-norte. Puede ser debido, en parte, a que el peso de ciertas causas de mortalidad con gradiente social inverso (mas mortalidad en mujeres de clase social alta o medio-alta), como el cáncer de mama y de pulmón, rebaja la longevidad media en algunos barrios con alto nivel socioeconómico. Confiamos de nuevo que esta información no sea usada para estigmatizar ciertos barrios, sino que sea útil a los procesos participativos de análisis e intervención comunitaria que se han iniciado en los barrios de Madrid, con el fin, entre otros, de reducir la brecha de las desigualdades sociales en salud en esta ciudad.

NOTA METODOLÓGICA

La ciudad de Madrid se divide en 129 barrios que se agrupan en 21 distritos municipales y 4 grandes zonas: almendra central, periferia norte, periferia este y periferia sur. Para describir la esperanza de vida de la ciudad por barrios hemos acumulado la mortalidad de 3 años: 2004 – 2006.

Los datos de población según grupos de edad y sexo de la ciudad de Madrid, sus distritos y cada uno de sus barrios, de los años 2004 – 2006 provienen del padrón continuo del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid. El número de fallecidos residentes, según grupos de edad y sexo en la Ciudad, sus distritos y en cada barrio, durante los años 2004 – 2006, provienen del registro de mortalidad del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid.

Se ha calculado la Esperanza de vida para la Ciudad, sus distritos y cada uno de sus barrios, global y según sexo. Este indicador mide el número de años que un recién nacido viviría si las tendencias de mortalidad registradas en el momento de su nacimiento se mantuvieran iguales durante toda su vida. Su cálculo se realiza mediante la construcción de la tabla de mortalidad o tabla de vida abreviada de Coale y Demeny, obtenida a partir de los datos de defunciones y de población desglosadas por grupos de edad y sexo, implementado en el programa Epidat 4.0. Los mapas se han confeccionado usando Arcview.

insolito297

Los mapas de esperanza de vida por barrios reflejan, entre otras cosas, el impacto de las condiciones de vida de sus residentes y de los determinantes sociales de su salud en el pasado (“de la cuna a la tumba”), en la mortalidad prematura del presente (en este caso, de 2004 a 2006). También reflejan el impacto positivo de los “activos en salud”, como la solidaridad y la cohesión social. Imagen de vecinas del barrio de Palomeras (Vallecas) cosiendo, 1960. Fuente: http://www.entredosamores.es/insolito%20madrid/insolito297.html

RESULTADOS

I. TABLA DE ESPERANZA DE VIDA DE MUJERES POR DISTRITOS

EV x dto mujrees

II. TABLA DE ESPERANZA DE VIDA DE MUJERES POR BARRIOS (ORDENADA DE MAYOR A MENOR)

Aquellos barrios con estimaciones de esperanzas de vida estadísticamente inestables, por haber habido menos de 100 fallecidos durante el periodo de estudio, se señalan en rosa, y en azul en los que ha habido entre 100 y 199 fallecidos. En estos casos, no se deben considerar estos resultados o tomarlos con prudencia, a la espera de ser confirmados en estudios con mayores efectivos. En el resto, las esperanzas de vida se han estimado con más de 200 fallecidos y tienen una estabilidad estadística aceptable.

EV mujeres x barrios T1

EV mujeres x barrios T2

EV mujeres x barrios T3

4

Vecinas del barrio de Malasaña en una acción reivindicativa,  junio 2015. Foto: http://juancarloslucasphotography.blogspot.com.es/2015/06/nuevo-edificio-del-patio-maravillas.html

III. FIGURA DE ESPERANZA DE VIDA DE MUJERES POR BARRIOS (ORDENADA DE MAYOR A MENOR)

EV mujeres x barrios

*Ojo con EV por barrios con menos de 100 fallecidos durante el periodo de estudio, se señalan en rosa, y en azul en los que ha habido entre 100 y 199 fallecidos (estadísticamente inestables )

IV. MAPAS DE ESPERANZA DE VIDA DE MUJERES POR BARRIOS

EspVIDA_Mujeres_df

Mapa de esperanza de vida (2004-06) por barrios en mujeres. En el recuadro inferior derecha de cada mapa: Esperanza de vida por distritos. Escala de colores semafórica en mujeres: verde oscuro (<87,5 años), verde claro (87,5-86,6 años), amarillo (86,5-84,5 años), naranja (84,4-83,5 años) y rojo (<83,5 años). Autor de los mapas: Manuel Garcia Howlett (señalados con trama horizontal: barrios con EV estimadas con menos de 100 fallecidos, con trama cuadriculada: barrios con entre 100 y 199 fallecidos; es decir, estadísticamente inestables)

En este tipo de mapas, en que queremos captar diferencias poblacionales, hay que tener en cuenta que los barrios menos poblados tienen más territorio y por ello, están más resaltados, produciendo un efecto óptico que distorsiona el patrón espacial poblacional. Un ejemplo: hay dos barrios al norte (en el distrito de Fuencarral-El Pardo) que distorsionan la imagen del patron espacial de la ciudad, al estar excesivamente resaltados en el mapa (teniendo en cuenta su modesta población): uno es el de El Pardo, con una población pequeña (3.600 habitantes), pero con una gran extensión territorial despoblada (los Montes del Pardo y de Soto de Viñuelas, que suman más de 20.000 hectáreas), y el otro es el de El Goloso, que se corresponde fundamentalmente con la base militar del mismo nombre y su pequeño nucleo residencial anexo, rodeada por una importante extensión territorial deshabitada.

Foto>2005>Estanis Nunez.

Foto>2005>Estanis Nunez.

Una aspiración colectiva: vivir muchos años de forma activa y feliz, independientemente de la clase social de origen. Escena madrileña del film “Elsa y Fred” de Marcos Carnavale, con China Zorrilla y Manuel Alexandre. Fuente: http://www.dediosonline.com/blog/elsa-y-fred-en-madrid/elsa-y-fred/

CONTEXTUALIZACIÓN DEL ESTUDIO Y DE LOS RESULTADOS

Contextualizando el estudio

En 2009 Carmen Mª León Dominguez y Mª José Gonzalez Ahedo, epidemiólogas de la Sección de Epidemiología de nuestra Subdirección General de Prevención y Promoción de la Salud de Madrid Salud (Ayuntamiento de Madrid), realizaron un valioso estudio titulado “MORTALIDAD EN LA CIUDAD DE MADRID” que está disponible desde hace varios años para todos los trabajadores municipales, en la intranet Ayre del ayuntamiento de Madrid. En el mismo estimaban las tasas de mortalidad ajustadas por edad (2004-2006) por distritos y barrios de Madrid. Lamentablemente, no se publicó en ninguna revista científica, ni los medios pudieron hacerse eco del mismo. Además, entonces no existía la misma sensibilidad social sobre el tema de las desigualdades sociales en salud (DSS). En este blog hemos hecho publico ese trabajo en dos entregas anteriores, brillantemente complementado por los estupendos mapas producidos por Manuel Garcia Howlett.

A la vista del interés despertado durante la pasada campaña electoral (24M) sobre cuáles eran las diferencias de EV por barrios (que se confundian con las diferencias por distritos), les sugerí que aprovecharan la misma base de datos para estimar las esperanzas de vida por barrios, que ahora publicamos con nuevos mapas de Manuel Garcia Howlett.

Contextualizando las diferencia en Esperanza de vida por barrios

Como dijimos en el articulo sobre diferencias de mortalidad por barrios, frecuentemente se tiene la duda si la difusión de esta información puede provocar el indeseable efecto de “alarmar” o “estigmatizar “ a los residentes de un barrio con una menor esperanza de vida. Indudablemente esta difusión hay que contextualizarla siempre y explicar que las estimaciones de esperanza de vida en un territorio (en este caso, un barrio), reflejan valores medios, que no dan cuenta de la EV individual de cada residente (por ejemplo, hay muertes prematuras en residentes de los barrios del distrito de Salamanca y casos de gran longevidad entre residentes de los barrios de Usera). También que puede haber diferencias importantes en la EV media en unidades geográficas más pequeñas (ejemplo: cuando estudiamos secciones censales, que son unidades de unos 2.500 habitantes) en relación a las otras más grandes en las que están incluidas: Así por ejemplo,puede haber una baja EV media en una sección censal de un barrio con alta EV media, o una alta EV media en un barrio de un distrito con baja EV media.

¿Por qué existen estas diferencias de EV por barrios? Los barrios con baja EV (en comparación con el resto) no tienen porque indicar que en esos sitios haya una mayor exposición a un riesgo ambiental, es decir, que el barrio sea “un sitio insano”. Madrid ya no tiene apenas industrias, y el principal riesgo ambiental es la contaminación atmosférica y el ruido, originados ambos fundamentalmente por el tráfico rodado. Tampoco significa que haya un peor acceso a la atención sanitaria en ese barrio. Hasta ahora, tenemos un buen sistema sanitario público cuyo acceso es bastante homogéneo entre barrios; aunque en el imaginario social este es el factor que más se relaciona con la mortalidad prematura (“te mueres antes si no llega la ambulancia o te llevan al hospital y te ve un buen médico”, ” la salud es cosa de médicos”, “la salud la consigues con la buena sanidad”, etc.). Se asocia más a la salud con la sanidad, que con las condiciones de vida.

Sin embargo, lo que sí suelen indicar estos mapas y gráficos es que no escogemos libremente donde vivir, sino que esta elección está muy condicionada por nuestra capacidad económica de pagar un determinado alquiler o hipoteca; es decir, por nuestra posición socio-económica. Y al tener la mayoría de los problemas de salud que más inciden sobre la mortalidad (y la esperanza de vida) un gradiente social directo (más riesgo de enfermar y morir prematuramente si perteneces a una clase social baja), estos mapas de EV según barrio de residencia, se convierten así en mapas de EV según posición socio-económica; especialmente, cuando los barrios son muy homogeneos socio-económicamente. En Madrid, los barrios con sobremortalidad (o EV por debajo de la media), suelen coincidir con los barrios con mayor privación social, con algunas interesantes excepciones (por ejemplo, cuando tienen un importante peso las enfermedades con gradiente social inverso, como ha sido hasta hace poco el caso del cáncer de mama o el tabaquismo/cáncer de pulmón en mujeres).

En cuanto al periodo de tiempo, es importante resaltar que indican el resultado del impacto de las enfermedades y otros problemas de salud (accidentes, muertes violentas, suicidios, etc.) y de sus correspondientes determinantes sociales (composición media de la población del barrio por clase social, género, situación laboral, situación migratoria y sus condiciones de vida, vivienda, exposición a riesgos ambientales y laborales, hábitos de salud, atención sanitaria, etc), sobre la mortalidad media de la población residente en esos barrios, a lo largo de su vida. Es decir, no nos habla tanto del riesgo de muerte prematura por factores presentes en 2004-2006, sino durante varias decadas anteriores. Especialmente, en el caso de las muertes por cáncer, cuyo periodo de latencia entre la exposición al riesgo y el debut de la enfermedad a veces es de 15 ó 20 años, o por enfermedades crónicas (cardiovasculares, diabetes, etc) cuyos factores de riesgo operan durante largos periodos previos. Es decir, el mapa de 2004-2006, tal vez nos refleje el riesgo diferencial de vivir en esos barrios durante las décadas de los 80 y 90, y/o en periodos anteriores. Nos da cuenta de las condiciones de vida de sus habitantes “desde la cuna a la tumba”.

Por estas dudas sobre el riesgo de “alarmar” o “estigmatizar”, o por la insuficiente capacidad para manejar su contextualización, la opción habitual es ponerlo al servicio de la institución, para que se tenga en cuenta a la hora de hacer las intervenciones. Sin embargo, ya sabemos que las instituciones frecuentemente tienen dificultades para convertir en acción la información de la que disponen. Estamos en un nuevo tiempo institucional y en una nueva época en que la ciudadania reivindica su madurez, demanda transparencia en la información y su aprovechamiento para abordar las desigualdades sociales (también las de salud). Esperemos que esta información (y otras futuras con datos más actualizados) sirva como instrumento de los mapas participativos por barrios, que ya se están iniciando en algunos de ellos, con diferentes metodologías (mapas de riesgo epidemiológico, mapas de vulnerabilidad, mapas de activos de salud, etc) y, sobre todo, para iniciar el proceso de acciones hacia la reducción progresiva de la brecha de las DSS entre barrios de Madrid.

1424431462_275135_1424431977_noticia_normal

Actualmente, las muertes prematuras atribuibles al tabaquismo en mujeres son más frecuentes en mujeres de clase social media y alta (y en los barrios donde habitan). Sin embargo, en el futuro este patrón se invertirá al ser actualmente las mujeres de clase más baja las que más fuman. Fuente foto: http://cadenaser.com/ser/2015/02/20/sociedad/1424431462_275135.html

CONCLUSIONES

1º Hay diferencias importantes en la esperanza de vida media de las madrileñas, dependiendo de su lugar de residencia. En las mujeres madrileñas, la diferencia de esperanza de vida media al nacer por distritos no llega a los 3 años (2,8 años), siendo Latina el distrito más longevo (86,5 años) y Villa de Vallecas el menos (83,7 años). Sin embargo, esta diferencia llega a casi 6 años (5,9) cuando medimos este indicador por barrios. El rango va desde los 87,6 (barrio de Casa de Campo) a los 81,7 años (barrio de Aravaca).

2º Si solo nos fijamos en las estimaciones más fiables desde el punto de vista estadístico, los barrios con menor longevidad media de sus vecinas son: Aravaca (81,7), Mirasierra, (81,8), Adelfas (81,8) y Entrevias (82,7). Por el contrario, las madrileñas que más viven de media son las que residen en los barrios de Casa de Campo (87,6), Marroquina (87,5), Fontarrón (87,5), Lista (87,4) y Arapiles (87,4).

Por distritos, se vuelve a confirmar el patrón espacial sureste (menor EV)/noroeste (mayor EV) que se veía en los mapas de mortalidad por distritos, siendo Villa de Vallecas y Centro los distritos con menor longevidad. Sin embargo, cuando bajamos al nivel de barrio, el mapa tiene un patrón espacial más complejo, al identificarse barrios de la periferia norte de la ciudad (Bº de Valverde en el distrito de Fuencarral-El Pardo y Bº Aravaca en el distrito de Moncloa- Aravaca) y del centro-este (Bº de Adelfas en Retiro) con EV por debajo de la media y con condiciones socio-económicas por encima de la media. Como se ha visto en otros estudios, en el caso de las mujeres, se rompe el gradiente social directo entre mortalidad y nivel socio-económico.

4º Está pendiente por estudiar si esta diferencia espacial se debe al peso que tienen en las mujeres algunas causas de mortalidad (especialmente, cáncer de mama y de laringe-traquea-bronquios-pulmón) con gradiente social inverso (mayor incidencia en clases sociales medias-altas). Tal vez debamos relacionarlo al menos con tres explicaciones. En el caso de un cáncer con influencia hormonal, como el cáncer de mama, a los diferentes patrones de fertilidad (nº de hijos, edad al parir) y lactancia (artificial vs materna) de las mujeres incorporadas el mundo laboral. Y en el caso del cáncer de laringe-traquea-bronquios-pulmón, a la mayor prevalencia de tabaquismo en las mujeres de clase media-alta de las generaciones anteriores (las que actualmente son mayores de 50 años). Patrones descritos en la literatura cientifica, que sin embargo están variando en las generaciones más jóvenes. Finalmente, no debemos descartar el impacto negativo diferencial de los riesgos en el ámbito laboral, en una generación de mujeres con una baja tasa de ocupación (especialmente, en las clases sociales bajas).

5º Así pues, a nivel de barrio, se configura un nuevo patrón espacial “concéntrico” en forma de “C” invertida (C abierta por la izquierda), en el que los barrios con menor longevidad están situados en la periferia (por fuera de la M-30 o M-40) sur-este-norte. 

——

En una próxima entrega analizaremos más detalladamente la esperanza de vida en hombres

—–

Si queréis saber más sobre la diferencias de mortalidad en Madrid, sus barrios y la intervención comunitaria en los mismos, os recomendamos leer estas otras entradas:

Un pensamiento en “Desigualdades en la esperanza de vida de MUJERES por barrios de Madrid

  1. Muy interesante el artículo. Valdría la pena comparar con alguna ciudad de un país del tercer mundo donde, de seguro, las más altas EV se asemejarían a las más bajas de los barrios deprimidos de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s