Epistemología, Epidemiologia y Salud Pública

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

En el mundo de la salud pública y la epidemiologia, reflexionar sobre la causalidad puede ser considerado como “una comedura de coco”. La palabra “filosofar” a veces se usa como sinónimo de perdida de tiempo, que se opone al hacer, al actuar. La medicina, la salud pública y la epidemiologia son muy “practiconas”, y están más enfocadas al cómo (método y técnica), frente al porqué (teoría), y al para qué o para quién (finalidad de la praxis). La formación positivista de los sanitarios y la metodología epidemiológica-estadística, favorecen un abordaje reduccionista de la complejidad social, dificultan la escucha de la población y el abordaje de las desigualdades sociales de la salud.  Estas frases forman parte de la ponencia que presenté el pasado jueves, 5 de mayo de 2016, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Barcelona, en el contexto de la mesa de causalidad en la epidemiología, del I Congreso de Filosofía de la Salud Pública. Os la transcribo completa a continuación, junto con las diapositivas que utilicé.

Diapositiva01

Descarga gratuita del texto completo de la ponencia: Epistemologia, Epidemiolgia y Salud Publica_blog

Introducción

Primero tengo que advertir que mi ponencia tiene dos importantes limitaciones. La primera es que tengo una formación filosófica muy limitada. Por ello, al encontrarme entre autoridades de la filosofía de las ciencias, vaya por adelantado mis disculpas por mis errores o imprecisiones. Lo que les puede aportar es mis reflexiones de un aficionado a la epistemologia, en el marco de una larga experiencia de práctica profesional como médico salubrista y epidemiólogo. La segunda limitación es el tiempo (máximo 20 minutos) en el que solo aspiro a dar algunas pinceladas ordenadas alrededor de autores y libros filosóficos que me han influido en esa practica[1].

Empecemos por decir que en el mundo de la salud pública y la epidemiologia, reflexionar sobre la causalidad puede ser considerado como “una comedura de coco”. La palabra “filosofar” a veces se usa como sinónimo de perdida de tiempo, que se opone al hacer, al actuar. La medicina, la salud pública y la epidemiologia son muy “practiconas”, y están más enfocadas al cómo (método y técnica), frente al porqué (teoría), y al para qué o para quién (finalidad de la praxis).

En el mundo de la salud pública y la epidemiologia, reflexionar sobre la causalidad puede ser considerado como “una comedura de coco”. La palabra “filosofar” a veces se usa como sinónimo de perdida de tiempo, que se opone al hacer, al actuar

Diapositiva02

Preguntarse por las causas, ¿una “comedura de coco”? Una de las diapositivas (que tenían que estar traducidas al inglés), usadas en la presentación de mi ponencia en el I Congreso de Filosofia de la Salud Pública, Barcelona, 5 de mayo 2016

Los imaginarios de la Epidemiologia

Usaré como referencia el libro de Castoriadis sobre “El imaginario instituido en la sociedad”[2] para señalar que en la práctica de la epidemiología operan diferentes imaginarios en cada una de sus formas[3].

Diapositiva03

Los imaginarios que operan en la Epidemiologia. Libro de referencia: Cornelius Castoriadis. La institución imaginaria de la sociedad. Tusquets, 2013;

En la epidemiologia de campo, la que investiga y controla los brotes epidémicos, es el imaginario del detective o agente secreto que descubre al asesino y lo elimina. El modelo es el de la inteligencia militar, origen de los CDC de EE.UU, difundido en tantas películas. Hay una compulsión a la acción, sin pararse en grandes reflexiones.

Diapositiva04

El imaginario de la epidemiología de campo: acción sin reflexión

Por el contrario, la epidemiologia académica o la del método proyecta un imaginario de medición sin compromiso de acción. Es la del lenguaje aristocrático de las matemáticas y la explicación de la realidad mediante crípticos modelos matemáticos, elaborados entre los muros de la academia o pegado al puesto del ordenador.

Diapositiva05

El imaginario de la epidemiologia académica o la del método: medición sin compromiso de acción

Por último, la epidemiologia social, al operar alrededor de la equidad en salud, debe entrar en el campo sobre el origen de las enfermedades, e incorporar la ética e incluso la ideología para determinar cuándo una diferencia de salud es injusta o no. Sin embargo, esta reflexión frecuentemente también se queda en la medida y no incluye la acción sobre estos determinantes sociales. El imaginario principal de la acción en este caso, es el del activista social, que es considerado, sin embargo, ajeno al marco y rol profesionales.

Diapositiva06

El imaginario de la epidemiología social: reflexión sin acción.

Obstáculos epistemológicos

Para explicar esta distancia con el “filosofar”, me gustaría usar el concepto de obstáculos epistemológicos de Gastón Bacelar[4]. Como él dijo en su libro de “La formación del espíritu científico”, los obstáculos son dobles: por una parte “epistémicos”, es decir dificultad para entender textos filosóficos, en nuestro caso, por defectos en la formación filosófica de los sanitarios, que ahora veremos. Pero por otra parte también son obstáculos afectivos que producen rechazo de estos textos, relacionados, entre otros, con la cultura y el rol profesional incorporado, los imaginarios que operan en la epidemiologia y la inserción institucional de su practica.

Diapositiva07

Los obstáculos epistemológicos (epidémicos y afectivos) en Salud Pública. Libro de referencia: Gaston Bachelard. La formación del espíritu científico. Siglo XXI editores; 2003

Hay una débil formación filosófica que prácticamente se reduce a contenidos éticos relacionadas con la practica medica[5] y a una superficial formación sobre causalidad en epidemiologia, que no va mucho más allá de los criterios de causalidad de Mil o de Bradford Hill. En mi formación de epidemiólogo de campo, el libro de Mervyn Susser “el pensamiento causal en las ciencias de la salud”[6] supuso un cierto desarrollo de la misma

Susser

La débil formación en causalidad en Epidemiología. Libro de referencia: Mervyn Susser El pensamiento causal en las ciencias de la salud: conceptos y estrategias en epidemiología” Biblioteca de la Salud. Fondo de Cultura Económica. México, 1991.

La epistemología implícita de la epidemiología

Sin embargo, como dice Naomar Almeida Filho en su muy recomendable libro “La Ciencia tímida, ensayos de deconstrucción de la epidemiología”[7], eso no significa que el y la epidemióloga no operen con conceptos y modelos causales que quedan no explícitos, incluso diría que no conscientes. Esta epistemología implícita de los epidemiólogos lleva a operar con falsas oposiciones como…

  • teoría/práctica
  • objeto/sujeto investigación
  • Objeto/contexto
  • Normal/patológico
  • Persona/población
  • Descriptivo/analítico
  • Observación/experimento
  • Cualitativo/cuantitativo
  • Individual/colectivo

Diapositiva08

La epistemología implícita de los/las epidemiólogos/as. Libro de referencia: De Almeida-Filho, Naomar. La ciencia tímida. Ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Lugar Editorial; 2000.

Por otra parte, en esta formación de las diferentes disciplinas y profesiones que ocupan el centro del campo en salud pública, se trasmite la idea que la construcción del conocimiento es algo dado y lineal, desconociendo las lógicas histórico – sociales que marcan el contenido, principios y límites de los desarrollos conceptuales, teóricos y prácticos de las mismas.

En la formación se trasmite la idea que la construcción del conocimiento es algo dado y lineal, desconociendo las lógicas histórico–sociales que marcan el contenido, principios y límites de los desarrollos conceptuales, teóricos y prácticos de las mismas.

Los modelos causales no explícitos que operan en la epidemiologia son los propios de los tres pilares de la epidemiologia que surgen en un momento histórico y con una finalidad social concreta: Clínica (el control de la enfermedad de los que pueden pagar los servicios médicos[8]) Estadística (la necesidad del estado de medir los recursos y de controlar la incertidumbre[9]) y Medicina social (el control del proceso de urbanización, industrialización y de la clase obrera[10])

Diapositiva09

Las lógicas sociales e históricas que explican el nacimiento de la clínica, la estadística y la medicina social. Libros de referencia: Michel Foucault. El nacimiento de la clínica. Una arqueología de la mirada médica, Siglo XXI Editorial, 1980; Ian Hacking. The taming of chance. Cambridge University Press. 1990

Determinismo causal, determinismo probabilístico y determinismo social

Estos tres pilares han operado con diferentes tipos de determinismos. La clínica opera con un determinismo causal que busca una causa externa (o interna) y su interrelación con la vulnerabilidad del huésped. A la medicina social o la salud publica que opera con el concepto de población, se le quedó corto el modelo clínico unicausal y también fracasó con el de la multicausalidad[11]; mas recientemente, intenta la jerarquización de las múltiples causas, resaltando la importancia de los determinantes sociales y la determinación social, es decir: busca aprehender y ordenar la complejidad causal.

Ambas, la clínica y la medicina social, buscan respuestas en la estadística que, sin embargo, opera con un determinismo probabilístico, construyendo la causalidad alrededor del concepto polisémico de riesgo[12], o, más recientemente, ordenando la jerarquización de los determinantes sociales con los estudios de niveles múltiples

Diapositiva10

Determinismo causal (Clínica), determinismo probabilistico (Estadistica) o determinismo social (Medicina social)

Como decíamos, uno de los grandes cambios de la epidemiologia y la salud publica al principio del siglo XXI, ha sido la adhesión al enfoque de los determinantes sociales en salud[13]. Sin embargo, el hecho de que su práctica esté determinada por modelos de pensamiento de la clínica y la estadística, dificultan a veces la visibilización y el abordaje de las desigualdades sociales en salud. Para explicarlo, mencionaremos brevemente las diferencias entre la mirada de la medicina clínica y la mirada de la medicina social, en cuanto a sujeto, método e intervención.

Diapositiva11

El enfoque de los determinantes sociales de la salud. Libro de referencia: Cerrar la brecha en una generación. Informe de la Comisión de Determinantes Sociales de la Salud. OMS, 2008

La mirada de la medicina clínica vs la mirada de la medicina social[14]

La mirada de la medicina clínica tiene como sujeto al individuo, al paciente demandante (que acude a las consultas), basa su análisis en una mirada zoom-in (de lo macro a lo micro: del cuerpo a los órganos, de este a los tejidos, a las moléculas y al nivel genético), cuya cuestión de base es: qué parte del cuerpo ha fallado y su intervención en cómo hacerlo volver a funcionar (básicamente, mediante medidas farmacéuticas, quirúrgicas, la ingeniería genética o el consejo medico). Los sesgos de encuadre y de foco dificultan la visibilización de las desigualdades sociales en salud.

Diapositiva12

Diapositiva13

Diapositiva14

La mirada de la medicina clinica: sujeto (individual: el paciente demandante); analisis (zoom-in: ¿qué parte del cuerpo no funciona?); intervención (medicamentos, cirugía, ingeniería genética y consejo médico)

Por el contrario, la mirada de la medicina social, se posa en un sujeto que es colectivo: la población, y por lo tanto su mirada es zoom-out ( del individuo, al grupo de pertenencia, el barrio, la ciudad, etc.). El sueño de un epidemiólogo/a, a modo de panóptico de Bentham, es estar subido en una torre y contar las personas que mueren o enferman y las que no[15]. La cuestión pues a resolver, es porqué enferman unas personas y otras no[16], para lo que se valen de las herramientas de la epidemiologia y la estadística, y mucho menos de las ciencias sociales. La intervención de la medicina social se basa en la generación y difusión de información, la función de agencia en las políticas públicas y el empoderamiento ciudadano.

Diapositiva15Diapositiva16

Diapositiva18

La mirada de la medicina social: sujeto (colectivo: grupos-población); análisis (zoom-out: ¿porqué algunos grupos sociales o barrios están más sanos que otros?); intervención (para reducir la carga de enfermedad y para reducir la brecha: información, agencia políticas públicas, empoderamiento). Libro de referencia: Robert G. Evans, Morris L Barer, Theodro R Marmor Por qué alguna gente está sana y otra no?: los determinantes de la salud de las poblaciones. Diaz de Santos ediciones 1996

Las desigualdades sociales en salud evidentemente quedan más visibles bajo esta mirada, pero el uso de métodos epidemiológico-estadísticos tiene limitaciones evidentes para captar los determinantes sociales (es lo que llamamos el sesgo de la base de datos, cuando se tiene el delirio que la base es la población[17]).

Diapositiva17

Los límites de las medidas de la medicina social y el delirio de confundir población con base de datos

Lo normal y lo experimental

Tomando como referencia el libro de “Lo normal y lo patológico” de Canguillem[18], me gustaría resaltar como la Salud pública es frecuentemente usada para fijar una normatividad social y naturalizar lo socialmente construido. Pero también que el máximo nivel de cientificidad es el experimento, el conocimiento obtenido en el laboratorio. Y ahí enlazo con la gran influencia que tiene la Medicina basada en la evidencia, que prioriza los ensayos clínicos sobre los estudios observacionales, y que marca una rejilla estrecha de lo que es científico y lo que no, utilizando el concepto de evidencia para apuntar hacia una ciencia única y verdadera, como si no existieran muchas epistemologías.

la Salud Pública es frecuentemente usada para fijar una normatividad social y naturalizar lo socialmente construido

Diapositiva19

Lo Normal y lo experimental. Libro de referencia: George Canguilhem. Lo normal y lo patológico. Siglo XXI, Argentina 1971. 

El orden del discurso

En este sentido, aprovecharé el libro de “El orden del discurso”[19], para recordar que Foucault nos dice que en todas las sociedades la producción del discurso esta controlada, seleccionada y redistribuida por cierto numero de procedimientos que tienen por función conjurar sus poderes y peligros.

 Y me gustaría tener tiempo para debatir sobre el papel de las sociedades, los congresos y las revistas científicas para ordenar y filtrar este discurso (simplemente reflexionar sobre la determinación de la estructura de un articulo científico)

También como el hecho de insertarse algunas practicas epidemiológicas (como la vigilancia epidemiológica) en las instituciones, supone un metaencuadre político que determina la producción de este discurso.

Diapositiva20

El orden del discurso. Libro de referencia: Michel Foucault. El orden del discurso. Editorial Tusquets, 1999

Simplificando la complejidad social

Edgar Morin, en su obra sobre el Pensamiento complejo[20] nos advierte que para comprender la complejidad social debemos apartarnos de la obsesión de descubrir un orden perfecto, a través de la anulación de la diversidad y el aislamiento de los objetos de su medioambiente. Otros pinceladas que sugiere la lectura de este libro en relación a la práctica salubrista, que no me da tiempo de desarrollar, son:

  • El valor que tiene el trabajo interdisciplinar para acercarnos a esta complejidad
  • Según el principio hologramático (el todo esta en la parte y la parte está en el todo), nos debería llevar a pensar en Salud Pública sobre el valor de trabajar con pequeños universos (barrios, vida cotidiana, etc., donde estos determinantes sociales son más visibles)
  • El concepto de “la ciencia sin conciencia”: Se produce conocimiento sin saberlo, el conocimiento producido fuera de los circuitos formales. El saber popular, que se acerca al actual de “ciencia ciudadana”[21] y al de la participación comunitaria.

Diapositiva21

El pensamiento complejo: más allá de la búsqueda del ladrillo elemental. Libro de referencia: Edgard Morín. Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa SA. Barcelona 1995.

Semiótica y diversidad cultural y social

Por ultimo, me gustaría basarme en la Semiótica y la obra de Umberto Eco, como “Signo”[22], para resaltar la importancia que tiene en la Salud Pública la capacidad de decodificar los diversos mensajes que se emiten, para captar nuestra diversidad cultural y social.

Diapositiva22

Semiótica y diversidad cultural y social. Libro de referencia: Umberto Eco. Signo. Editorial Labor.

Conclusiones:

En el mundo de la salud pública y epidemiología:

1º la formación positivista y la metodología epidemiológica-estadística, favorecen un abordaje reduccionista de la complejidad social.

2º Hay una grave dificultad de “autorreflexión” sobre la practica, la tarea y la identidad profesional

3º El rechazo del subjetivismo dificulta la escucha de la población.

4º Hay una dificultad de integrar pensamiento y acción.

5º La influencia del meta-encuadre político es importante y determina la práctica.

6º Importancia de las habilidades de “decodificación” cultural de los mensajes de la población.

7º La Salud Pública ha sido utilizada para fijar una normatividad social y naturalizar lo socialmente construido.

Los determinantes sociales de la salud no pueden ser aprehendidos adecuadamente con el método epidemiológico, sino con una epidemiologia mestiza[23] que integre los métodos de las ciencias sociales y el saber de la población (la ciencia sin consciencia).


NOTAS

[1] El acceso a los libros que menciono, y muchas de las reflexiones asociadas, se las debo al Seminario de Epistemología y Salud Pública, coordinado por el profesor Armando Bauleo (ver Réquiem por el maestro Armando Bauleo), entre 2003-2006 (tres cursos), y que reagrupó a un grupo de inquietos profesionales de la Salud Pública, que en ese momento sufríamos la crisis del desmantelamiento de la Salud Pública madrileña y teníamos necesidad de hacernos muchas preguntas sobre el sentido de nuestra práctica. Esta inquietud siguió alimentándose del Seminario de Riesgo y Vulnerabilidad en Salud Pública (2006-2008), dirigido por el profesor Adrián Buzzaqui, que nos introdujo a la obra de Michel Foucault y otros autores de la Biopolitica, además de dar a conocer a valiosos epidemiólogos-epistemólogos, como los profesores brasileños Luis David Castiel y Naomar Almeida do Filho. Las conclusiones finales se basan en el trabajo presentado en forma de comunicación al II Congreso Americano de Investigación Cualitativa en Salud celebrado en Madrid en junio de 2005 (Título: Epistemología y Salud Pública: una experiencia de reflexión grupal dentro de la institución. Autor/es: N. Aerny, C. Estrada, M. Martínez Cortés, M. Ramasco, J. Segura del Pozo). Sin embargo, a pesar de los 11 ó 12 años trascurridos, mantienen toda la vigencia.

Seminario Epistemologia y SP

2003-2006. Seminarios de Epistemologia y Salud Pública, dirigido por Armando Bauleo (foto de la izquierda . Un grupo de “salubristas inquietos” (es decir, con muchas dudas) pedimos a Armando que nos ayudará a montar un grupo de estudio sobre Epistemología aplicado a la Salud Pública. Armando nos ayudó a “surfear”  sobre difíciles textos de autores como Morin, Kuhn, Canguillem, Castoriadis, Gadamer, Castel, Seobeck, Eco, Barthes, Lakatos, Fassin, etc, y reflexionar sobre “la ciencia”.

Buzzaqui-Foucault

2006-2008. Seminarios de Riesgo y Vulnerabilidad en Salud Pública. El sociólogo y psicoanalista, Adrían Buzzaqui (foto de arriba), continuó con esta labor de guía de textos y promotor de reflexiones para el mismo grupo (y otras incorporaciones). Adrían nos introdujo en la obra de Foucault (foto de abajo) y en la Biopolítica.

También he utilizado materiales del Curso-taller de Causalidad en Epidemiologia que impartí a los estudiantes de la XI Promoción del Programa de Epidemiologia Aplicada de Campo (PEAC), entre marzo y abril de 2005, en la Escuela Nacional de Epidemiología. Por cierto, no me volvieron a llamar para las siguientes promociones, lo que puede ser un indicador de la baja calidad del taller, o bien de la confirmación de mis tesis (los obstáculos para pensar alrededor de la práctica en el mundo de la epidemiologia de campo, centrada en la acción y el método)

[2] Cornelius CastoriadisLa institución imaginaria de la sociedad. Tusquets, 2013; y C. Castoriadis. El ascenso de la insignificancia. Ediciones Cátedra (1998). Capitulo 1 de la primera parte (“Kairos”) y  capítulos 7 y 8 de la 2ª parte (“Koinini”).

[3] Segura del Pozo, Javier. Epidemiología de campo y epidemiología social. Gac Sanit [online]. 2006, vol.20, n.2 [citado  2016-05-08], pp.153-158. Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-91112006000200011&lng=es&nrm=iso&gt;. ISSN 0213-9111.

[4] Gaston Bachelard. La formación del espíritu científico. Siglo XXI editores; 2003.

[5] Las conversaciones de pasillo en el Congreso con otros ponentes, me sugirieron que habría que reflexionar porqué la Ética y Bioética han comido el campo a la Epistemología en las Facultades de Medicina y en los foros y congresos de Salud Pública: ¿tienen una capacidad de cuestionamiento más limitado? ¿Responden a la necesidad de la clínica de resolver decisiones de la práctica?

[6] Mervyn Susser El pensamiento causal en las ciencias de la salud: conceptos y estrategias en epidemiología”Biblioteca de la Salud. Fondo de Cultura Económica. México, 1991.

[7] De Almeida-Filho, Naomar. La ciencia tímida. Ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Lugar Editorial; 2000.

[8] Michel Foucault. El nacimiento de la clínica. Una arqueología de la mirada médica, Siglo XXI Editorial, 1980

[9] Recomiendo la lectura de:

  • IanHacking. The taming of chance. Cambridge University Press. 1990
  • Alain Desrosiéres . La política de los grandes números. Editorial Melusina. Barcelona 2004.

[10] Ver: Segura del Pozo, Javier. “La Medicina Social, según Foucault“.  Blog “Salud Pública y algo más”. Enero 2009 (disponible en: http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2009/01/10/110926)

[11] Ver: Segura del Pozo, Javier. “La caja negra y  los epidemiologos sociales del siglo XX (Lección 3 Curso de Desigualdades Sociales en salud) Blog “Salud Pública y algo más”. 25 octubre 2007 (disponible en: http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2007/10/25/77365)

[12] De Almeida-Filho, Naomar. La ciencia tímida. Ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Lugar Editorial; 2000.

[13] Ver: Segura del Pozo, Javier. Desigualdades Sociales en Salud: conceptos, estudios e intervenciones (1980-2010). Universidad Nacional de Colombia. Bogotá

[14] Ver: Segura del Pozo, Javier. “¿Dos miradas compatibles?: la miradas de la medicina clínica y la de la medicina social”. Blog Salud Pública y otras dudas. 6, 13 y 24 de marzo de 2016: 1ª parte (“La mirada de la medicina clinica”, 6 de marzo de 2016: https://saludpublicayotrasdudas.wordpress.com/2016/03/06/dos-miradas-compatibles-1-la-mirada-de-la-medicina-clinica/); 2ª parte (“La mirada de la medicina social”, 13 de marzo 2016: https://saludpublicayotrasdudas.wordpress.com/2016/03/13/dos-miradas-compatibles-2-la-mirada-de-la-medicina-social/) y 3ª parte: Dos miradas compatibles? la de la medicina clínica y la de la medicina social  (24 marzo 2016: https://saludpublicayotrasdudas.wordpress.com/2016/03/24/dos-miradas-compatibles-y-3-la-de-la-medicina-clinica-y-la-de-la-medicina-social/)

[15] Ver: Segura del Pozo, “El sueño epidemiológico de las ciudades laboratorio y el estudio del condado de Alameda(Lección 6 del Curso de Desigualdades Sociales en Salud) Blog Salud Pública y algo más, 24 de febrero de 2008. (http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2007/10/25/77365)

[16] Robert G. Evans, Morris L Barer, Theodro R Marmor. Why are some people healthy and other not? The determinants of Health of populations Aldine de Gruyere. Hay traducción al español: Robert G. Evans, Morris L Barer, Theodro R Marmor  Por qué alguna gente está sana y otra no?: los determinantes de la salud de las poblaciones Diaz de Santos ediciones 1996

[17] Ver Segura del Pozo, Javier“ Los limites de las medidas de la epidemiologia social” (Curso de desigualdades sociales en salud, lección 20ª) . Blog “Salud Pública y algo más”, 28 de agosto de 2011 (http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2011/08/28/132750)

[18] George Canguilhem. Lo normal y lo patológico. Siglo XXI, Argentina 1971. Segunda parte: ¿Existen ciencias de lo normal y lo patológico? Capítulos 1, 2 y 3

[19] Michel Foucault. El orden del discurso. Editorial Tusquets, 1999

[20]  Edgard Morín. Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa SA. Barcelona 1995. Recomiendo especialmente la lectura de la introducción y el capitulo 1, 2 y 3.

[21] Aquí les dejo un ejemplo de “ciencia ciudadana”: el proyecto Fotovoz Villaverde: la investigación realizada por un grupo de vecinos de Villaverde a partir de fotografías realizadas por ellas, con la ayuda de profesionales del equipo HHH y del Centro Madrid Salud de Villaverde, sobre las oportunidades y barreras para una alimentación saludable en su barrio (http://diario.madrid.es/blog/2016/04/14/barrios-y-alimentacion-saludable-proyecto-fotovoz-en-villaverde/)

[22] Umberto Eco. Signo. Editorial Labor.

[23] Segura del Pozo, Javier. “Epidemiología mestiza”. Gac Sanit [online]. 2007, vol.21, n.1 [citado  2016-05-08], pp.88-88. Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-91112007000100017&lng=es&nrm=iso&gt;. ISSN 0213-9111.

Un pensamiento en “Epistemología, Epidemiologia y Salud Pública

  1. ¡Que rica recopilación de reflexiones, autores y conceptos, para orientarse de cara a la acción por la salud con conciencia reflexiva!
    Enrique Pichon Riviere, nos hablaba también (ya en los 70 ) de los obstáculos epistemologicos y epistemofilicos, y nos alertaba de las falsas dicotomías que describes, tan favorecedoras de reduccionismos que campan al abordar la salud y sus determinantes sociales. Otro maestro al que prestar reconocimiento.
    Gracias, Javier, Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s