¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (VIII): Charla, taller, grupo

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

Aunque estoy hablando más de los grupos como formas organizativas de trabajo de los profesionales dentro de una institución, no nos olvidemos de los grupos como formas de trabajo con los usuarios de nuestros servicios en Salud Pública. En este sentido, solo haré una breve reflexión sobre lo inapropiado de denominar como “grupo” a algunas actividades.

Charla, taller, grupo

La salud pública tiene, como sabemos, una fuerte tradición de instrucción de la población, proporcionando pautas de conductas higiénicas y sancionando hábitos negativos para la salud individual y de la familia. Gran parte de esta instrucción se daba en forma de charlas individuales o a grupos de personas. Algunas de estas charlas eran únicas o esporádicas, pero otras veces el formato es una sucesión de charlas. Es frecuente que esta serie de charlas se denominen “talleres”. Y que estos se confundan con los grupos. Como resultado, charla, taller y grupo, forman a veces parte de las llamadas “actividades grupales” de una organización de Salud Pública, diferenciándose de las actividades individuales o clínicas, pero indiscriminándose de los grupos que se organizan con un competente menos instructivo, más favorecedor de la escucha y de la dinámica interpersonal. Grupos en los que se da valor complementario al saber profesional y al saber del no profesional. En los que el coordinador, aunque tenga objetivos didácticos, los intenta alcanzar desde una perspectiva pedagógica interactiva, primando el análisis de los obstáculos para este aprendizaje (en cuestiones que atañen a la salud y la vida cotidiana de los miembros del grupo), sobre la adquisición de conocimientos abstractos y generales.

CAS

Sesión grupal del proyecto “Comunidades Activas en salud” de las estrategia “Barrios saludables” de Madrid Salud en colaboración con Tesela Psicodrama, cuyo objetivo es el “cruce de saberes” entre profesionales, ciudadanos y personas en situación de exclusión social. Medialabs Prado, marzo 2017.

No todos los grupos en una organización de salud pública tienen porque ser así. Hay algunos que tienen la suficiente continuidad, numero de sesiones y un método adecuado para permitir un proceso grupal. Y otros que, aunque sean más cortos o con objetivos más limitados, no dejan de ser valiosos. Un ejemplo, son los grupos o talleres de deshabituación tabáquica o los grupos o talleres para mejorar la alimentación y promocionar el ejercicio físico. En estos casos, son grupos que duran entre 5 y 10 sesiones, insuficientes para articular un proceso grupal, pero eficaces para conseguir (con una metodología interactiva adecuada) objetivos de cambio de hábitos.

Aunque hay diferentes tipos de grupos, lo que no cabe duda es que el nombre de “grupo” no se puede (no se debe) dar a una charla. Y llamar grupos a actividades como estas, en las que no es necesaria una formación grupal, puede favorecer la idea de que cualquier profesional (de salud) puede “hacer grupos”. Es decir, quitarle valor a la formación grupal, y poner en segundo plano la necesidad de ofertar institucionalmente esta formación.

(Continuará…) —————————-

Hasta la fecha se han editado las siguientes entregas del texto ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones?, que fue publicado en 2014 como un capitulo del libro colectivo: Emilio Irazábal Martín (Coord.) VVAA “Situaciones grupales difíciles en salud mental” Editorial Grupo 5, Madrid, 2014. Aquí teneis los links para acceder a ellos:

1.       ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (I)

2.      ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (II): Los grupos en la Salud Pública

3.      ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (III): Instituciones vs. grupos

4.    ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (IV): Grupos invisibles

5.    ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (V): Tiempo y espacio para los grupos

6.    ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (VI): Estructura matricial y grupos

7.   ¿Por qué es tan difícil organizar grupos en las instituciones? (VII): Meter los grupos con calzador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s