Individual, Grupal y Comunitario (V): Registrar las actividades comunitarias

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

En el contexto de la revisión del esquema individual-grupal-comunitariohoy usaremos la experiencia del registro de actividades comunitarias de nuestros Centros Municipales de Salud Comunitaria de Madrid, para ilustrar las confusiones que puede provocar este esquema. Los registros comunitarios son un desafío a la claridad conceptual de lo que entendemos por “comunitario”, si queremos evitar el riesgo de que se conviertan en un cajón de sastre donde se incluya toda aquella acción que no se grabe en los registros individual o grupal y se realice fuera del centro.

Registrar las actividades comunitarias

Como mencioné en anteriores entradas, cuando nos empeñamos en tener un registro grupal y otro comunitario, como complemento del registro individual, no tuvimos tantos problemas en definir la arquitectura, objetivo y las variables del registro grupal, como la estructura del registro comunitario. Este tenía más “campos memo” (campos de texto) y por ello, estaba menos enfocado a una explotación estadística. Iba a permitir recoger todo aquello que hacían los equipos que no venia recogido ni en el registro individual, ni en el grupal.

Como tal, podía ser un cajón de sastre, donde cupiera desde proyectos comunitarios más estructurados, vinculados a actividades grupales e individuales (la base permitía este vínculo), y que tenían una continuidad en el tiempo (permitían y favorecían procesos), hasta actividades ocasionales, como la intervención en un día singular (eventos públicos de promoción de la salud asociados a Días mundiales) o la presencia en las mesas de coordinación intersectorial o de participación comunitaria.

Aspecto de las pantallas de los registros grupales y comunitarios elaborados en ACESS y usados por los Centros Municipales de Salud Comunitaria de Madrid.

Con el tiempo, y gracias a la existencia del registro pudimos visibilizar la heterogeneidad de este registro, tanto en cuanto a tipo de actividades, como a criterios no suficientemente unificados de lo que se entendía por actividad comunitaria. Sin embargo, había una definición establecida a priori de ello. Usamos una definición adaptada y ampliada de la que elaboró en 2005 un grupo de representantes de sociedades científicas de la sanidad madrileña[1], contenida en un articulo de Juan Luis Ruiz-Giménez en la Revista Comunidad (2006) titulado “Propuesta de incorporar un servicio de actividad comunitaria en la cartera de servicios de la comunidad”[2], y que, al parecer, es un correlato de la definición del PACAP para actividades comunitarias:

“Se considera Proyecto [Comunitario] a un conjunto de actividades dirigidas a una comunidad, realizadas en colaboración con integrantes de la propia comunidad (otras instituciones y organizaciones ciudadanas), para promover la salud, incrementar la calidad de vida y el bienestar social. Potenciando, por un lado, la capacidad de las personas y grupos para el abordaje de sus problemas, demandas o necesidades y, por otro, promoviendo intervenciones sobre el medio físico y social que faciliten los cambios de estas mismas personas o grupos sociales”. (El subrayado es mío)

Como se puede ver, lo comunitario no estaba definido por exclusión de lo individual o lo grupal. Tampoco porque la actividad se realizara fuera del centro. Los elementos discriminativos eran el “con quién”se realizaba y el “para qué”. Para ser comunitario tenía que realizarse “en colaboración con integrantes de la propia comunidad” y con el fin de aumentar sus capacidades y facilitar los cambios en el entorno.

Cabe resaltar que en esta definición, dentro del concepto de “la propia comunidad”(en el con quién) se incluía tanto a otras instituciones, como a organizaciones ciudadanas, introduciendo la indiscriminación como actividad comunitaria entre la presencia en una mesa de coordinación intersectorial (ejemplo, la formada por profesionales de diferentes dispositivos sociales, sanitarios, educativos, y con diferentes perfiles profesionales, que necesitan coordina sus actuaciones para no “pisarse”, para complementarse o para buscar sinergias, pero en el que no tiene por qué haber presencia de ningún miembro de la comunidad) y la presencia en un mesa de  participación comunitaria (con vecinos y vecinas que están a titulo individual o representando a organizaciones ciudadanas).

En la mesa de coordinación se cruzan los saberes profesionales entre sí (ejemplo, el saber de la educadora con el de la enfermera y la trabajadora social) y se confrontan los poderes institucionales (ejemplo, el mandato, el protagonismo y la prioridad institucional de un centro de salud, con el de un centro de servicios sociales o el de un colegio). En una mesa de participación se cruzan los saberes profesionales con los saberes del vecindario; y los poderes institucionales (el mandato de la institución de referencia del profesional) tienen que confrontase con los poderes del vecindario organizado.

Video sobre las actividades comunitarias con el vecindario que son impulsadas por nuestros artistas del colectivo de Arte y Salud “Batas Nómadas” que apoyan a tres equipos de los Centros Municipales de Salud Comunitaria de Madrid (Puente de Vallecas, Villaverde y Arganzuela) en su acción comunitaria.  Se recogieron en un articulo editado en Gaceta Sanitaria: Mar Castillejo, Jorge Fernández-Cedena, Silvia Siles, María Dolores Claver, Noemí Ávila,Batas Nómadas en Madrid Salud: el arte y los artistas en equipos profesionales de salud comunitaria” Vol.32. Núm. 5. Páginas 466-472 (Septiembre – Octubre 2018).

 

Sin embargo, como antes he mencionado, a pesar de la existencia de esta definición, el registro comunitario fue más bien un repositorio o cajón de sastre de todo aquello que no se grababa en el registro individual o grupal y que daba cuenta de lo que se hacía fuera del centro; tanto si se realizaba con otros actores (profesionales o no), como solo con la iniciativa y desarrollo de los profesionales nuestros. Faltaba por valorar si, de acuerdo al otro aspecto de la definición de actividad comunitaria antes enunciada (el para qué), la metodología utilizada y el tipo de actividad permitía su fin emancipador para la comunidad (aumentar sus capacidades y producir un cambio del entorno) o por el contrario, eran intervenciones clásicas de “instrucción sanitaria”con mensajes estándares, no necesariamente adaptados al contexto comunitario especifico y con poca posibilidad de interactividad con los receptores del mensaje.

——

Este post forma parte del texto “Individual, Grupal y Comunitario: revisando un esquema de la Salud Comunitaria”, editado en las siguientes entregas (los enlaces activos son de las ya publicadas):

  1. Resumen
  2. De las batas a las botas
  3. Cómo lo categorizan otros y otras
  4. Lo comunitario, según la teoría de los ámbitos de Bleger
  5. Registrar las actividades comunitarias
  6. Orientación comunitaria y ámbito comunitario
  7. Perspectiva
  8. Encuadre
  9. Ámbito
  10. Cartografía comunitaria
  11. Epilogo

—-

NOTAS Y REFERENCIAS

[1]Según el artículo:“Al grupo se le encargó revisar la “Educación para la salud a grupos”: escuela, etapas vitales y cró- nicos, y hacer una propuesta de actividad comunitaria y de promoción del autocuidado. El grupo fue constituido por 10 personas, representantes de la Asociación Madrileña de Pediatría en AP, Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria, Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria, Sociedad Medicina General (SMG), SEMERGEN, Sociedad Madrileña de Enfermería de AP (SEMAP), Instituto de Salud Pública, un respon- sable de cartera de una de las Área de Madrid, un responsable de EPS de otra Área y un miembro del grupo Clínico Asesor”.

[2]  Ruiz-Giménez, JL. Propuesta de incorporar un “Servicio de Actividad Comunitaria” en la cartera de servicios de la comunidad. Comunidad, Noviembre 2006; 9(1):11, pág. 36-37. Accesible en: https://comunidadsemfyc.es/wp-content/uploads/09-Noticias7.pdf

La definición original de este nuevo servicio de “Actividad Comunitaria” en el articulo era:

“Toda aquella actividad de orientación comunitaria que se realiza conjuntamente con los diferentes integrantes de la comunidad dirigida a promover la salud, incrementar la calidad de vida y el bienestar social, potenciando la capacidad de las personas y grupos para el abordaje de sus problemas, demandas o necesidades”.

En el artículo se enumeraban las actividades que se estaban llevando a cabo en la Comunidad de Madrid y que entrarían en este servicio:

  1. Reuniones de trabajo con movimientos y organizaciones sociales (asociaciones vecinales, grupos de apoyo y ayuda mutua, ONG y otras organizaciones de voluntarios).
  2. Proyectos o programas comunitarios de intervención conjunta con diversos movimientos sociales e instituciones para el abordaje de diversos problemas de salud y/o sobre diversos sectores de la comunidad (escolar, mayores, social, mujeres, jóvenes, inmigrantes).
  1. Colaboración con los medios de comunicación social (prensa, radio, televisión, etc.).
  2. Educación para la salud comunitaria. Talleres de capacitación.
  3. Participación del ciudadano en la mejora de calidad de los servicios, como encuestas de satisfacción, sugerencias y reclamaciones, informes de usuario, grupos de calidad y personal no sanita- rio como informadores clave.
  4. Coordinación intersectorial: mesa o comisiones sociosanitarias para diversos problemas de salud. Relaciones con otros sectores sociales.
  5. Consejos de salud (distrito/zona básica).
    8. Planes o procesos comunitarios de desarrollo.
  6. Proyectos de investigación-acción-participativa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.