El movimiento de los centros de salud comunitaria de EEUU (1): El experimento de la Unidad Social

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

Coincidiendo con el declive de los dispensarios médicos urbanos, que analizamos en la pasada entrega, despuntó en las grandes ciudades estadounidenses el movimiento de los centros de salud comunitaria (community health centres). Se inició en 1910, tuve su auge en los años 20 y 30, sufriendo un progresivo declive hasta protagonizar una “segunda ola” a finales de los 60. Ambas “olas” estuvieron relacionadas con la inmigración urbana. Repasaremos en tres entregas algunos elementos comunes que comparten con los actuales centros de salud comunitarios, aprovechando de nuevo la valiosa obra de George Rosen para conocer otro capitulo de esta “prehistoria de Alma Ata”. Esta primera entrega la dedicaremos a antecedentes y experiencias pioneras, como el poco conocido experimento comunitario de la Unidad Social impulsado por la pareja Wilbur C y Elsie Phillips.

Durante las tres entregas nos basaremos principalmente en la valiosa y detallada investigación de Rosen de 1971: “El primer movimiento de los centros vecinales de salud. Su auge y su caída”[1], cuya lectura sosegada merece mucho más la pena que la modesta síntesis que pretende mi texto.

Antecedentes

Los principales antecedentes del movimiento de los centros de salud comunitaria (community health centres) o centros de salud vecinales (neighborhood health centers), además de los dispensarios sanitarios caritativos que ya mencionamos, son los centros sociales comunitarios que fueron surgiendo en las grandes ciudades americanas, siguiendo el modelo del movimiento “Settlement” (al que dedicaremos otro articulo próximamente). Su representante más conocido es la Hull House de Chicago, dirigida por la carismática figura de Jane Adams. Pero también podemos buscar sus raíces en los centros o depósitos de leche del Comité lácteo de Nueva York (en el que empezaron a trabajar dos de sus mas insignes promotores: la pareja formada por Wilbur y Elsie Phillips) y en el movimiento de las enfermeras visitadoras (en 1893, Lilian D Wald y Marie Brewster abrieron el Centro de Asistencia de Enfermeras en la calle Henry de Nueva York, que también se inspiró en el movimiento Settlement. De hecho, se llamó Henry Street Settlement House).

Todas estas iniciativas pretendían dar respuesta a las necesidades sociales, educativas y de salud de los barrios bajos urbanos, que habían sufrido una importante transformación con la inmigración. Según Rosen, desde 1860 a 1910 la población urbana aumentó del 19 al 45% del total, principalmente por la atracción de la oferta laboral industrial. Estos barrios se empezaron a llenar a partir de 1880 de colectivos homogéneos de inmigrantes no anglosajones, provenientes del este y sur de Europa (judíos, italianos, polacos, etc.), con importantes barreras idiomáticas y culturales. Su carga de pobreza y segregación social se añadía a la que ya soportaban otras minorías como la afroamericana. 

El anterior modelo de los dispensarios médicos de barrio, como ya vimos en la pasada entrega, no pudo dar respuesta a estas nuevas necesidades. Los nuevos grupos sociales segregados ya no eran contemplados como “pobres merecedores” por las asociaciones caritativas que gestionaban estos dispensarios. Además, los médicos voluntarios que los atendían perdieron el interés por esta práctica comunitaria, que fue desplazado por  el creciente interés por la medicina hospitalaria, como ámbito de educación médica y prestigio profesional[2].

La atención a estos colectivos de inmigrantes recién llegados, que vivían en condiciones de extrema pobreza y necesitaban, entre otras cosas, aprender la lengua, las costumbres locales y los oficios con más posibilidades de empleo, empezó corriendo a cargo de los centros sociales comunitarios, estilo Hull House, que ofrecían servicios de educación popular, formación profesional y promocionaban la ayuda mutua (por ejemplo, el cuidado de criaturas para que trabajaran sus madres). Sin embargo, del contacto con estas familias, se van dando cuenta de los importantes problemas de salud que afrontaban (tuberculosis, mortalidad infantil, alimentación, vacunación, salud mental, etc.). Así por ejemplo, en 1893, cuatro años después de su creación (1889), la Hull House de Chicago incorpora un Centro Asistencial llevado por un médico vecino y una enfermera de la asociación de enfermeras visitadoras

Wilbur & Elsie Phillips y el experimento de la Unidad Social

El matrimonio Phillips es un ejemplo del olvido de valientes personas entregadas al bien común, a pesar de “haber hecho historia”. Aunque pusieron en marcha un modelo de salud comunitaria, no eran sanitarios, sino lo que hoy se llamaría “organizadores comunitarios” o “innovadores sociales”, que pueden aplicar sus conocimientos y energías tanto a la organización de servicios de salud, como de consumidores, como veremos ahora. A pesar de la importancia de su obra, prolongada durante varias décadas, me ha sorprendido el escaso material que hay en la red; por ejemplo, no he encontrado ninguna mención en Wikipedia y no he sido capaz de encontrar ningún retrato de ellos. No sé si atribuir esta amnesia a su filiación socialista y feminista.

Wilbur C Phillips (1880-1967) y Elsie La Grange Cole (1879-1961) se conocieron en Nueva York, cuando Wilbur era secretario del Comité Lácteo de la ciudad, y Elsie era una lideresa del sufragismo y del movimiento sindical feminista organizado alrededor de la National Association of Women Workers. Elsie había organizado los girls clubs de esta asociación y era la secretaria de la Manhattan Trade School for Girls. Había estado muy activa en la histórica huelga de camiseras de Nueva York de 1909 (Triangle shirtwaist strike ),  también llamada el levantamiento de las 20.000Wilbur y Elsie se casaron en 1911.

Imágenes de jóvenes trabajadoras de la fabrica Triangle de Nueva York, apoyando la huelga de camiseras de 1909 (Triangle shirtwaist strike ).
Dos muchachas activistas de la huelga de camiseras de 1909 (Triangle shirtwaist strike ). La de la izquierda lleva una banda con el mensaje “¡Abolir la esclavitud!” traducido  al hebreo. La mayoría de las trabajadoras de la fabrica eran inmigrantes del este de Europa de origen judío y sus lideresas, como Clara Lemlich, tenían que usar el yidishh para hacerse entender. Fuente de ambas fotos: https://pookaride.com/2016/10/03/beyond-awareness-month-lessons-from-the-shirtwaist-

El Comité Lácteo de Nueva York fue creado en 1907 para reducir la alarmante mortalidad infantil de la metrópolis, abasteciendo de leche suficiente y sin contaminar a la infancia neoyorkina, mediante una red de “depósitos de leche”. Seguían el modelo de la pionera organización francesa “Gota de leche” (La Goutte de lait), fundada por el doctor Léon Dufour en 1894 en el municipio de Fécamp y que inspiro a una red de dispensarios que se extendieron por varios países del mundo.  

Sin embargo, Phillips se dio pronto cuenta que distribuir leche no era suficiente y que había que ampliar la cobertura de servicios de estos dispensarios. Se volvió a inspirar en otro médico francés, el obstetra Pierre Budin que había establecido en 1892 un sistema de centros de atención materno-infantil. Según Rosen, “hacia 1909 Phillips había desarrollado un concepto de centro de deposito de leche como centro de influencia para la vida del niño, donde los lactantes pudieran recibir atención médica, donde las madres pudieran aprender cómo se debe cuidar a los niños y desde el cual irradiara la influencia de la educación y del progreso social[3].

Depósito de leche y hoja informativa del Comité Lacteo de Nueva York de principios del XX.

Fue en la ciudad de Milwaukee, que había estrenado el primer gobierno municipal socialista de EE. UU., donde en 1911 se desarrolló este proyecto de demostración. En aquel entonces, tanto Wilbur como Elsie ya estaban afiliados al partido socialista, pues eran muy conscientes de los limites de la caridad para abolir la pobreza, así como del valor que tenia la educación popular para mostrar las raíces de la misma[4].

El experimento comunitario se denominaba Plan de Unidad Social y consistía en un centro de atención maternoinfantil de carácter eminentemente preventivo y un modelo de organización comunitaria por manzanas. Se puso en marcha en el distrito polaco de la ciudad que contaba con 33 manzanas, donde vivían 16.000 personas y entre 350 y 400 madres con hijos. Estas madres se organizaron en comités de manzanas encabezados por una trabajadora social. Se contrataron médicos del distrito y se contó con la colaboración de las parteras locales y otros agentes. Le experiencia apenas pudo desarrollarse al cambiar en 1912 la administración municipal. 

Sin embargo, el modelo fue trasplantado en 1917 al distrito Mohawk-Brighton de la ciudad de Cincinnati, por decisión de la recién creada “Organización Nacional de Unidad Social” (1916)[5]. Este nuevo vecindario tenia 15.000 habitantes con un 5-10% de inmigración reciente, distribuidos en 31 manzanas de 500 persona cada una.  Estas personas eligieron un consejo de manzana, que a su vez elegía a una trabajadora de manzana, que a cambio de una paga de 4 dólares a la semana visitaba a las familias e identificaba sus problemas que eran trasladados a la Unidad del distrito. Un consejo de ciudadanos representaba al pueblo del distrito, un consejo ocupacional representaba los grupos ocupacionales presentes, mientras médicos, enfermeras y trabajadoras sociales tenían sus propios grupos para analizar las dificultades de su trabajo cotidiano.

El centro de salud comunitario del distrito ofrecía una amplia gama de servicios: control del embarazo, atención médica para lactantes y preescolares, profilaxis antituberculosa, examen dental a los escolares, atención de enfermería, atención médica durante la epidemia de influenza de 1918, y un examen periódico de los adultos. Como dice Rosen, “partiendo de la salud, Phillips y sus colaboradores intentaron desarrollar una unidad de autogobierno conscientes de sus problemas en medio de una gran ciudad”. Aplicaba un modelo de gobierno municipal descentralizado (la administración topográfica), que promocionaba la democracia de base, como complemento de la representativa de las elecciones municipales, en el que la temática central era la salud colectiva. En este experimento de aplicación de la democracia en el manejo de la salud a nivel local, no solo se recogieron muchos de los principios enunciados más de 50 años después en la Declaración de Alma Ata de Atención Primaria de Salud (1978), sino que fue una apuesta decidida de demostrar en un proyecto piloto que los valores de la constitución americana podían desarrollarse y hacerse realidad en el aquí y el ahora.

La Organización de la Unidad Social de Mohawk-Brighton en Cincinatti adoptó un modelo de centro de salud maternoinfantil como proyecto piloto. Los trabajadoras sociales de la manzana localizaban hogares con niños y niñas y persuadían a las madres de llevar sus bebes al centro de salud para exámenes médicos periódicos. Los trabajadores de salud comunitaria sentían que era de gran importancia estableces centros diseñados para cubrir las necesidades de cada área particular y coordinar las actividades de las organizaciones sanitarios y sociales que estaban activas en cada vecindario
Arriba a la izquierda: Panfletos con instrucciones para prevenir y tratar la gripe y remarcando la importancia de una atención sanitaria precoz eran repartidos a cada familia del distrito. Esta información ayudó a los residentes del área a estar preparados cuando la gripe pandémica de 1918 golpeó Cincinatti. A la derecha: El centro de salud ayudó a las personas del vecindario, tanto jóvenes como mayores, hombres y mujeres, a entender la relación entre la protección a la salud y el bienestar, la importancia de una vivienda adecuada, una buena nutrición y la medicina preventiva. Es decir, lo que hoy denominaríamos la determinación social de la salud.
Imagenes de actividades del experimento de la Uni
dad Social de Cincinatti. Fuente fotos: “Forgotten History: The Cincinnati Social Unit Experiment” https://theglobalgrid.org/forgotten-history-the-cincinnati-social-unit-experiment-2/
 

Por desgracia, el experimento tuvo de nuevo una vida corta pues fue yugulado en 1920, al terminar la primera guerra mundial, por ser considerado un “complot rojo” por un frente opositor formado por el nuevo alcalde recién elegido, el director de Beneficencia Pública, una sociedad médica del lugar y diversos conservadores. A pesar del apoyo popular demostrado en un referendo, se le retiró el apoyo financiero municipal y el apoyo político. La lección principal para el matrimonio Phillips fue que había que crear una base financiera autónoma y tener tiempo suficiente para desarrollar una base política más solida. 

Durante los años 20, los Phillips intentaron adaptar el modelo de unidad social a la organización de los consumidores mediante la “Fundación de Consumidores y Productores” y la creación de “comités de guía de los consumidores en su compra de alimentos”. Este nuevo “invento social” sucumbió bajo la crisis financiera de 1929. En 1940 Wilbur publicó Adventuring for Democracy (Children and Youth Social Problems and Social Policy) [5] , donde describió la experiencia de Cincinnati. En las dos ultimas décadas de sus vidas sus actividades estuvieron muy limitadas, entre otras cosas, por los problemas de salud de Elsie. La universidad de Minnesota custodia su legado (Wilbur C. and Elsie C. Phillips papers [6] ), sorprendentemente desconocido dentro y fuera de EE. UU.

Portada del libro de Wilbur C. Phillips, “Adventuring for Democracy”.

En la próxima entrega acabaremos de describir el proceso de auge (1910-1930) y declive (1930-1940) del primer movimiento de centros de salud comunitaria de EEUU. Y la tercera y última entrega, la dedicaremos el segundo movimiento que se inicia en los años 60 y ha permanecido hasta la actualidad.


Este texto forma parte de la serie llamada: “¿Es la “Salud Comunitaria” un mero sinónimo de “Salud Pública”?, iniciada en julio de 2020 en este blog. Estas son las entregas ya publicadas:

  1. ¿Es la “Salud Comunitaria” un mero sinónimo de “Salud Pública”?
  2. Los múltiples nombres de la Salud Pública,
  3. La Medicina Social no tiene por qué ser Socialista
  4. Salud pública, atención primaria y salud comunitaria: tres ramas del mismo árbol.
  5. Hospitales, dispensarios y laboratorios: auge y declive de los dispositivos de salud colectiva
  6. El hospital: de moridero de pobres a templo de la medicina.
  7. El dispensario: la prehistoria del centro de salud.
  8. El movimiento de los centros de salud comunitaria de EE. UU. (1): El experimento de la Unidad Social

—–

NOTAS Y REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

[1] Rosen, G. “El primer movimiento de los centros vecinales de salud. Su auge y su caída”. En: “De la Policía Médica a la Medicina Social”. Siglo XXI editores, 1985. Os podéis descargar el artículo original (en ingles) de 1971 [Rosen, G. The First Neighborhood Health Center Movement-Its Rise and Fall. American Journal of Public Health, vol 61, num 8, 1620-1637 (1971)] aquí: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1530197/pdf/amjph00743-0151.pdf.

[2] Ver El hospital: de moridero de pobres a templo de la medicina

[3] Rosen, Op cit p. 362

[4] Rosen cita las razones que Wilbur daba para esta afiliación al partido socialista: “En esa época no conocía otra manera de hacer patente mi opinión de que la pobreza se podía y se debía abolir, y de que no se podía abolir por medio de la caridad. Pero tal, como lo planteaban los socialistas, lo primero era la educación, haciendo que un número cada vez más amplio de gente llegara a comprender la raíz de las causas de la pobreza y la forma de eliminarlas”. Ibídem, pág. 362

[5] Según Rosen, citando a A C Burnham (1920), el objetivo de este grupo era “promover un tipo de organización comunitaria democrática merced a la cual la ciudadanía pudiera participar directamente en el control de los problemas de la comunidad, haciendo uso al mismo tiempo de los recursos técnicos del más alto nivel posible”. Ibídem pág. 363

 [6] Phillips, Wilbur C. “Adventuring for Democracy”. Pp. 396. New York: Social Unit Press, 1940.

 [7] Wilbur C. and Elsie C. Phillips papers. University of Minnesota Archival Collection Guides  https://archives.lib.umn.edu/repositories/11/resources/2426

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .