Hay vacuna y es la solución para la rabia y el tétanos, pero no para el cólera. No hay vacuna para el suicidio.

Por Mercedes Pérez-Fernández (Especialista en Medicina Interna, médico general jubilada, Equipo CESCA, Madrid, España. mpf1945@gmail.com ) y Juan Gérvas, (Doctor en Medicina, médico general jubilado, Equipo CESCA, Madrid, España. jjgervas@gmail.com)

Rabia

Frente a la rabia, lo único que evita la evolución mortal es la vacuna. Sin vacuna, la rabia acaba con muerte en el 100% de los casos.

Tétanos

El tétanos puede llegar a ser mortal, especialmente si afecta a recién nacidos. Los casos de tétanos se evitan con la vacuna antitetánica.

Cólera

La vacuna anticolérica se considera una solución provisional que puede administrarse antes o paralelamente a las inversiones en el suministro de agua, el saneamiento y la higiene. 

La solución a largo plazo para el control del cólera reside en el desarrollo económico y en el acceso universal al agua potable y a un saneamiento adecuado. Además del cólera, estas dos intervenciones previenen otras enfermedades transmitidas por el agua y contribuyen a la consecución de objetivos relacionados con la pobreza, la malnutrición y la educación.

La vacuna del cólera es una vacuna “biológica”, efectiva, pero sólo una solución provisional donde no se haya logrado la vacuna “social” del suministro de agua potable y la depuración de las aguas residuales, que hace innecesaria tal vacuna del cólera (y las posibles vacunas biológicas contra la multitud de enfermedades infecciosas que se transmiten por el agua). Las vacunas “biológicas” no son siempre la mejor respuesta, ni siquiera “la respuesta” ante las enfermedades infecciosas.

Conductas suicidas

El suicidio no suele ser un problema de salud mental, ni un trastorno, ni una enfermedad. El suicidio, en general, es un problema de salud pública. Tras las conductas suicidas encontramos las desigualdades, el desempleo, la pobreza, la discriminación, la violencia, la soledad, la desazón, la insolidaridad, la precariedad, el desahucio, etc.

Si se revisan exhaustivamente las intervenciones para disminuir suicidios casi todo es farmacológico, médico, psicológico y/o psiquiátrico (en general “prácticas psi”, en directo y concreto, por ejemplo, llevar psicólogos a los centros de salud de atención primaria). 

Se dedica poco tiempo y esfuerzo al problema general de salud pública, al problema de una sociedad enferma que, para tener una idea del problema, “estabula” durante décadas en aulas anti-creatividad y anti-espontaneidad a niños y a adolescentes, que mantiene normas injustas acerca del acceso a la vivienda, que permite un sistema penitenciario degradante, con un mercado farmacéutico en el que se empaqueta el paracetamol en envases de 20 gramos y que recorta ayudas y apoyo a desempleados y marginados. 

En búsqueda del Santo Grial

Cuando se diseñan medidas para disminuir las conductas suicidas y los suicidios, se escribe y trabaja poco sobre cómo “tratar a la sociedad”, sobre cómo mejorar las condiciones socioeconómicas con intervenciones encaminadas a incrementar la solidaridad y la equidad y son escasas las menciones a la dignidad humana, a la justicia social, a la equidad, a la libertad y a la igualdad (y en general a los derechos humanos). 

La búsqueda de una “vacuna contra el suicidio”, de un Santo Grial personal (como el marcar con un “código de riesgo suicidio” la historia clínica de quien exprese ideas suicidas y/o tenga conductas suicidas), es la pauta habitual que lleva al fracaso pues pone el foco en la prevención individual del suicidio desde la perspectiva biomédica, como si el suicidio fuera una enfermedad mental provocada por una alteración bioquímica o electroquímica del cerebro, sobre bases genéticas a descubrir. Con estas políticas cabe, incluso, el incremento de los suicidios por lo que conviene el control de su impacto con una hipótesis de “dos colas” pues es posible tanto el beneficio como el daño.

No hay ni habrá vacuna contra las conductas individuales y sociales y conviene abandonar el reduccionismo que impregna los programas de prevención de las conductas suicidas. 

Ante las conductas suicidas, el enfoque individual es necesario en el caso concreto pero, como en el cólera, lo que conviene es el desarrollo armónico social y la solidaridad que compromete y ayuda a disfrutar de la vida en sociedad. 

En los planes contra las conductas suicidas conviene una visión global. Por ejemplo, considerar las mejoras del sistema penitenciario, de la atención al parto y postparto, de las ayudas y subsidios al desempleo, del empaquetado de medicamentos habituales en el suicidio y del sistema educativo.

Foto de los autores

Para saber más

-Consideraciones para el abordaje social y sanitario del suicidio a propósito del “Código riesgo de suicidio”

-Re-thinking ethics and politics in suicide prevention: bringing narrative ideas into dialogue with critical suicide studies

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6766026/

-Salud mental y neoliberalismo

-Suicide prevention strategies: a systematic review

http://www.daveneefoundation.org/wp-content/uploads/Suicide-Prevention-Strategies.pdf

-Suicide prevention strategies revisited: 10-year systematic review

https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(16)30030-X/fulltext

-Suicidio: falta visión “civil”

-The politics of suicide prevention

https://www.onlineopinion.com.au/view.asp?article=13046

-Universal interventions for suicide prevention in high-income Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD) member countries: a systematic review

https://injuryprevention.bmj.com/content/27/2/184

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.