Cantar en coro, una herramienta intergeneracional de salud comunitaria

La música como herramienta para la Salud Pública en casos específicos durante la transición demográfica en México y el mundo.

Por Matilde Cervantes Navarrete
Psicóloga (*)

Introducción

El mundo está cambiando, y con ello viene la transición demográfica o envejecimiento demográfico que básicamente consiste en que nuestras sociedades tienen un aumento de la esperanza de vida de las personas. Lo cual impacta directamente en la composición por edades de la población, donde se reduce el número de jóvenes y crece el número de adultos mayores. Datos de la Organización de las Naciones Unidas informan que, en la actualidad, casi 700 millones de personas son mayores de 60 años. Para 2050, las personas de 60 años o más serán 2.000 millones, esto es, más del 20% de la población mundial. Con esto en mente, está claro que es necesario prestar mayor atención a las necesidades particulares de las personas de edad y los problemas a que se enfrentan muchas de ellas.

Una prioridad para este grupo poblacional es ofrecerles calidad de vida, y el respeto a sus derechos humanos donde puedan continuar contribuyendo a la vida social en sus comunidades. Pues la vida social ofrece muchos beneficios para un bienestar integral. El envejecimiento saludable es esencial para el proceso de independencia y funcionalidad con bienestar en la vejez. La Organización Mundial de la Salud nos recuerda que envejecer de manera saludable significa ser capaz de hacer durante el máximo tiempo posible las cosas a las que damos valor” y cabe destacar que “envejecer de manera saludable no significa envejecer sin enfermedades” —- Sin embargo, hay algunos desafíos de salud pública para el envejecimiento activo y saludable. Uno de los retos más considerables es la demencia.

Coro del proyecto intergeneracional Voices in Motion, Canada, 2019

La demencia es una preocupación mundial creciente a medida que se acelera el envejecimiento de la población en la próxima década. La Organización Mundial de la Salud informa que aproximadamente 50 millones de personas tienen demencia, lo que indica la naturaleza global de este problema (Organización Mundial de la Salud, 2018). La demencia es un término general que se refiere a una amplia gama de trastornos caracterizados por cambios cerebrales anormales que afectan la memoria, el lenguaje, la orientación, el cálculo, la percepción espacial y otras facultades cognitivas, todo lo cual tiene un impacto negativo en la salud, la vida social de las personas, y actividades de ocio (Galende, et al., 2021). Hay muchas causas de demencia (es decir, vascular, cuerpos de Lewy, etc.), pero la enfermedad de Alzheimer representa del 60 al 70% de todos los casos de demencia (Alzheimer ‘s Association, 2020). La enfermedad de Alzheimer se refiere a un trastorno cognitivo progresivo que daña lentamente la memoria y las habilidades de pensamiento y, en última instancia, causa la muerte (American Psychological Association, 2014)

Actualmente la demencia no tiene cura, pero existen diversas alternativas para mitigar los efectos negativos. Una de las alternativas no farmacológicas, no invasivas y no costosas para apoyar con las áreas psicosociales de personas con demencia y sus cuidadores son las intervenciones basadas en el arte. Este tipo de intervenciones son prometedoras y hay importantes investigaciones que sustentan esta contribución. 

Un coro musical como intervención para la salud

En Canadá existe un coro musical que ha llevado con éxito tres años de actividad. En conjunto con investigadores y comunidad participativa se han explorado los impactos en personas con demencia y sus familiares al participar en el coro de manera regular. El proyecto lleva por nombre Voices in Motion (ViM) y he sido asistente de investigación por tres años durante un posgrado para mi investigación con enfoque gerontológico y apoyado por CONACYT. Desde 2018 hasta la fecha he visto como el coro apoya a sus integrantes y especialmente tiene influencias positivas en su bienestar psicosocial. Cabe destacar que el coro no fue conceptualizado como musicoterapia, sino más bien como un coro de alta calidad dirigido profesionalmente que ofrece una actividad significativa, socialmente atractiva y alegre en la que todos los participantes son iguales y se producen oportunidades naturales para las conexiones sociales (Tamburri et al., 2019). Con agrado durante mis años cercana a este proyecto pude observar como los participantes se benefician de las oportunidades de establecer conexiones sociales y de una comunidad comprensiva y en un espacio seguro y comunitario. 

La evidencia empírica informa sobre los beneficios de las artes en la salud (Kaptein et al., 2018; Fancourt, 2019). Entre los adultos mayores, los hallazgos indican que el canto en grupo mejora la salud y el bienestar (Pearce et al., 2016) y puede ralentizar el deterioro cognitivo (Haslam et al., 2014). Por ejemplo, cantar mejora el bienestar psicofisiológico individual e induce una respuesta de vinculación sociobiológica (Kreutz, 2014); tiene un efecto neuroendocrino significativo (Schladt et al., 2017) y mejora la respiración y la respuesta inmune a corto plazo (Gick, 2011). Las investigaciones sugieren que los efectos positivos del canto son más pronunciados en el canto grupal que en el canto individual debido a los beneficios del compromiso social (Schladt et al., 2017). Cantar en un coro ofrece oportunidades para la conexión social y las amistades y el sentimiento de pertenencia y aceptación resultante entre los participantes son beneficios significativos (Southcott & Joseph, 2017).

Recientemente, varios estudios se han centrado en la participación de adultos mayores en coros. Un gran estudio sobre coros comunitarios para adultos mayores diversos encontró que la participación redujo significativamente la soledad y aumentó el interés por la vida (Johnson et al., 2020). De manera similar, Dingle y sus colegas (2013) exploraron las experiencias personales de los adultos mayores con problemas de salud que participaron en coros; reportan mejoras en las emociones y la regulación emocional, así como la creación de un sentido de identidad grupal y conexión dentro del coro y más allá. 

En particular, los programas basados ​​en las artes pueden afectar positivamente la salud social y mental al reducir el estrés, la ansiedad y la depresión (Davies et al. 2014). La participación activa en las artes puede reforzar una identidad propia saludable y aumentar la autoestima (Habron et al., 2013). La investigación sobre el canto y el bienestar sugiere que los participantes experimentan un aumento en la satisfacción con la vida, un estado de ánimo positivo y una disminución de la angustia (Gick, 2011).

La salud y las artes por el bienestar psicosocial

La atención a las artes está aumentando en la investigación en gerontología (Hanna, Noelker y Bienvenu, 2015), ya que los programas basados ​​en las artes han mostrado beneficios que incluyen una mejor calidad de vida, una reducción del aislamiento social y un aumento de las conexiones sociales (Davies et al., 2014). Fancourt (2017) propone un modelo emergente en el nexo entre la salud y las artes, en el que se reconoce que la participación en actividades basadas en las artes tiene un impacto positivo en el bienestar tanto individual como social. Además, algunas intervenciones artísticas muestran una rentabilidad mayor o equivalente en comparación con las intervenciones de salud (Fancourt y Finn, 2019).

Una publicación reciente por la Organización Mundial de la Salud muestra 900 publicaciones que examinan el impacto de las artes en la salud (Fancourt y Finn, 2019); se encontró que la exposición a las artes tiene un gran potencial para apoyar la salud. Aunque una gran cantidad de estudios se centró en la música, ninguno examinó los coros de demencia. Actualmente en el Reino Unido, se están proporcionando recetas sociales para los programas artísticos a los adultos mayores para aumentar su acceso a programas que apoyan el bienestar y reducen la ansiedad, la depresión y el estrés (All-Party Parliamentary Group on Arts, Health and Wellbeing, 2017). La demanda de enfoques para apoyos a casos de demencia basados ​​en las artes está creciendo y es necesario continuar la investigación sobre su impacto y efectividad (Daykin et al., 2017).

El proyecto de Voices in Motion se basa en investigaciones existentes sobre la participación en las artes al evaluar el impacto de la participación en un coro para adultos mayores (Unadkat et al., 2016). Los adultos mayores que participan en coros reportan emociones positivas sobre el placer y el disfrute que obtienen del canto grupal (Mittelman & Papayannopoulou, 2018). Además, el canto en grupo disminuye significativamente los niveles de ansiedad y afecto negativo en los participantes (Sanal y Gorsev, 2014). Es importante destacar que el programa ViM es novedoso al integrar: 1) un enfoque intergeneracional; 2) un programa de coro basado en la comunidad dirigido por profesionales, y 3) se centra en personas con demencia y sus cuidadores.

La evidencia resultado de múltiples investigaciones sugieren que participar en un coro puede mejorar la comunicación y las interacciones sociales de las personas con demencia y sus cuidadores, brindando a los participantes una sensación de pertenencia, bienestar, conexión social y apoyo relacional. La música es una actividad social, por lo que la participación en el canto grupal fomenta oportunidades para la interacción lúdica y el desarrollo de relaciones sociales y sentimientos de conexión social (Moran, 2014). La participación en las artes puede reducir el aislamiento social, que es un componente esencial del bienestar de los adultos mayores con demencia y sus cuidadores (Camic et al., 2016).

Además, el canto coral requiere movimiento físico, respiración intensa, coordinación motora, memoria y sentido del ritmo, lo que activa muchas regiones del cerebro. Según la Alliance for Aging Research (2012), el entrenamiento cognitivo es más efectivo cuando se combina con ejercicio. Adicionalmente, hay un valor destacable de un coro intergeneracional, pues los programas intergeneracionales ofrecen beneficios que incluyen conexiones sociales adicionales, reducción de la discriminación por edad, disminución del estigma de la demencia y aumento de la empatía (Kuehne y Melville, 2014). En suma, las investigaciones previamente mencionadas informan sobre beneficios de participar en un coro comunitario que incluyen reducción de la depresión, mayor compromiso social y mejor bienestar.

Coro del proyecto intergeneracional Voices in Motion, Canada, 2019

Resultados preliminares—-menos depresión y más salud psicosocial.

Como parte de mi trabajo de investigación y tesis me he enfocado en conocer más sobre el impacto de la participación en coro para el bienestar de los cuidadores de personas con demencia. En general, mis resultados preliminares son consistentes con la literatura sobre el compromiso artístico (Fancourt y Finn, 2019), así como con la asociación positiva entre la actividad social y el afecto (bienestar subjetivo) (Crossick y Kaszynska, 2016). Los hallazgos se suman a la evidencia sobre el impacto de la participación en actividades sociales, como un coro, para aumentar el bienestar emocional.  En particular, el impacto del coro en la angustia de los cuidadores fue significativo y como se esperaba. Las intervenciones basadas en las artes (es decir, participar en un coro comunitario) pueden tener impactos positivos en la salud (es decir, una reducción de componentes depresivos, así como del estrés, la angustia, el aislamiento social y la soledad), lo que potencialmente reduce los costos de atención médica y afecta positivamente las políticas de salud pública. 

Conclusión

Considero que hay un impacto positivo como resultado de la participación en un coro comunitario en el bienestar psicosocial. Cabe mencionar que estos hallazgos se consideran en el contexto de las dimensiones sociales de la salud y las perspectivas de las artes en la atención de la salud.

La vida social activa es un elemento clave del envejecimiento exitoso y mi investigación busca contribuir a las perspectivas sobre cómo las artes, en este caso la participación en un coro comunitario puede contribuir al bienestar psicosocial de los participantes en un contexto de demencia. En conclusión, el programa del coro ofrece oportunidades para conexiones sociales / actividades sociales, pero también puede impulsar las emociones positivas y todo esto tiene impactos positivos en el bienestar psicosocial y salud integral de los participantes. Es de gran importancia reconocer el valor de las artes para la salud y en especial ante los desafíos de salud publica a los que nos enfrentamos con la transición demográfica en México. Finalmente, quisiera compartir reflexiones sobre los hallazgos de mi investigación y las implicaciones para la salud pública a través de una serie de recomendaciones.

Implicaciones y recomendación con enfoque en salud pública

1) Mejorar las posibles redes y afiliaciones con organizaciones que trabajan con intervenciones artísticas y el enfoque de salud integral.

2) Desarrollar proyectos interdisciplinarios con métodos basados ​​en las artes junto con universidades, artistas y comunidad. 

3) Fomentar mayor investigación y crear evaluaciones e informes para informar los posibles beneficios de las Artes en la Salud en México.

4) Continuar el impulso de las Artes en Salud más allá del modelo biomédico, adoptar el modelo psicosocial como modelo integrador para lograr resultados de salud con intervenciones efectivas.

5) Reducir las tensiones del cuidado de la salud promoviendo el envejecimiento saludable y brindando oportunidades de participación ciudadana para iniciativas comunitarias en un contexto de demencia.

6) Reconocer el valor de las intervenciones basadas en las artes (es decir, la intervención del coro) como un enfoque social de bajo costo para apoyar y mitigar los efectos negativos de los desafíos de salud pública por demencia durante la transición demográfica en México. y el mundo.

7) Capacitar al personal de salud e integrar iniciativas artísticas con enfoque de salud en las instancias oficiales como Secretaria de Salud y organismos técnicos para el desarrollo de planes y acciones concretas que puedan integrar estos beneficios basados en evidencia para las poblaciones mexicanas y enfrentar los retos de salud pública especialmente durante de la transición demográfica.

——-

(*) Lic. en Psicología, Universidad Autónoma de Baja California, 2004

Maestra en Psicoterapia, Centro Ericksoniano de México, 2009

Maestra en Ciencias, Universidad de Victoria, Canadá, 2020

Correspondencia:

mcervantes@uvic.ca

———

Agradecimientos

Agradecimiento a mi comité de supervisión académica de posgrado,

Dr. Debra Sheets, Dr. Stuart MacDonald, y Dr. André Smith.

Agradecimiento al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), Alzheimer ‘s Society Research Program, in the Pacific Alzheimer’s Research Foundation por el apoyo para la realización de mi estancia de investigación en el proyecto Voices in Motion. 

Agradecimiento a mi Alma Mater UABC por siempre guiar mis pasos en el entendido de que mi labor académica debe contribuir a la comunidad como Cimarrona de corazón.

——-

Referencias

All-Party Parliamentary Group on Arts, Health and Wellbeing. (July, 2017) Creative health: the arts for health and wellbeing, Inquiry Report, 2nd edition. Recuperado el 24 de junio, 2020 de http://www.artshealthandwellbeing.org.uk/appg-inquiry/

Alliance for Aging Research (2012, November). Translating Innovation to Impact: Evidence-based interventions to support people with Alzheimer’s disease and their caregivers at home and in the community. Recuperado el 4 de noviembre, 2019 de https://www.agingresearch.org/document/translating-innovation-to-impact-evidence-based-interventions-to-support-people-with-alzheimers-disease-and-their-caregivers-at-home-and-in-the-community/

Alzheimer’s Association (2020). What is dementia? Recuperado el 29 de enero, 2020 de https://www.alz.org/alzheimers-dementia/what-is-dementia

American Psychological Association. (2014). Guidelines for Psychological Practice with Older Adults. American Psychologist69(1), 34–65.

Camic, P. M., Baker, E. L., & Tischler, V. (2016). Theorizing How Art Gallery Interventions Impact People with Dementia and Their Caregivers. The Gerontologist56(6), 1033–1041. 

Crossick, G., & Kaszynska, P. (2016). Understanding the value of arts & culture. The AHRC cultural value project.

Daykin, N., Gray, K., McCree, M., & Willis, J. (2017). Creative and credible evaluation for arts, health and well-being: opportunities and challenges of co-production. Arts & Health9(2), 123–138. 

Davies, C. R., Knuiman, M., Wright, P., & Rosenberg, M. (2014). The art of being healthy: a qualitative study to develop a thematic framework for understanding the relationship between health and the arts. BMJ Open4(4), e004790. 

Dingle, G. A., Brander, C., Ballantyne, J., & Baker, F. A. (2013). ‘To be heard’: The social and mental health benefits of choir singing for disadvantaged adults. Psychology of Music41(4), 405–421. 

Fancourt, D. (2017). Arts in Health: Designing and researching interventions. Oxford University Press.

Fancourt, D., & Finn, S. (2019). What is the evidence on the role of the arts in improving health and well-being? A scoping review. World Health Organization. Health Evidence Network synthesis report 67.  133 pp. 

Galende, A. V., Ortiz, M. E., Velasco, S. L., Luque, M. L., de Miguel, C. L. D. S., & Jurczynska, C. P. (2021). Report by the Spanish Foundation of the Brain on the social impact of Alzheimer disease and other types of dementia. Neurología 36(1), 39-49.

Gick, M. L. (2011). Singing, health and well-being: A health psychologist’s review. Psychomusicology: Music, Mind and Brain21(1-2), 176.

Habron, J., Butterly, F., Gordon, I., & Roebuck, A. (2013). Being Well, Being Musical: Music Composition as a Resource and Occupation for Older People. British Journal of Occupational Therapy76(7), 308–316.

Hanna, G. P., Noelker, L. S., & Bienvenu, B. (2015). The Arts, Health, and Aging in America: 2005–2015. The Gerontologist55(2), 271–277. 

Haslam, C., Cruwys, T., & Haslam, S. A. (2014). “The we’s have it”: Evidence for the distinctive benefits of group engagement in enhancing cognitive health in aging. Social Science & Medicine120, 57-66.

Johnson, J. K., Stewart, A. L., Acree, M., Nápoles, A. M., Flatt, J. D., Max, W. B., & Gregorich, S. E. (2020). A Community Choir Intervention to Promote Well-Being Among Diverse Older Adults: Results from the Community of Voices Trial. The Journals of Gerontology: Series B75(3), 549–559. 

Kaptein, A. A., Hughes, B. M., Murray, M., & Smyth, J. M. (2018). Start making sense: Art informing health psychology. Health Psychology Open5(1), 205510291876004. 

Kreutz, G. (2014). Does singing facilitate social bonding. Music Med6(2), 51-60.

Kuehne S. V. & Melville J. (2014) The State of Our Art: A Review of Theories Used in Intergenerational Program Research (2003–2014) and Ways Forward, Journal of Intergenerational Relationships, 12:4,317-346.

Mittelman, M. S., & Papayannopoulou, P. M. (2018). The Unforgettables: a chorus for people with dementia with their family members and friends. International Psychogeriatrics30(6), 779–789.

Moran, N. (2014). Social implications arise in embodied music cognition research, which can counter musicological “individualism” Frontiers in Psychology5.

Organización Mundial de la Salud. Ageing and health. (2018) Recuperado el 15 de octubre de http://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/ageing-and-health

Organización Mundial de la Salud. (2019, November) Can you dance your way to better health and well-being? Recuperado el 18 de noviembre de 2019 de http://www.euro.who.int/en/media-centre/sections/press-releases/2019/can-you-dance-your-way-to-better-health-and-well-being-for-the-first-time,-who-studies-the-link-between-arts-and-health

Pearce, E., Launay, J., Machin, A., & Dunbar, R. I. (2016). Is group singing special? health, well‐being and social bonds in community‐based adult education classes. Journal of Community & Applied Social Psychology26(6), 518-533.

Sanal, A. M., & Gorsev, S. (2014). Psychological and physiological effects of singing in a choir. Psychology of Music42(3), 420–429.

Schladt, T. M., Nordmann, G. C., Emilius, R., Kudielka, B. M., de Jong, T. R., & Neumann, I. D. (2017). Choir versus solo singing: effects on mood, and salivary oxytocin and cortisol concentrations. Frontiers in human neuroscience11, 430.

Southcott, J., & Joseph, D. (2017). Changing the world one voice at a time: philanthropy and community choirs in Australia. Creative Industries Journal10(2), 155-167.

Tamburri, N., Trites, M., Sheets, D., Smith, A., & MacDonald, S. (2019). The Promise of Intergenerational Choir for Improving Psychosocial and Cognitive Health for Those with Dementia: The Voices in Motion Project. The Arbutus Review10(1), 66-82.

Unadkat, S., Camic, P. M., & Vella-Burrows, T. (2016). Understanding the Experience of Group Singing for Couples Where One Partner Has a Diagnosis of Dementia. The Gerontologist57(3), 469–478. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.