Filantrocapitalismo (I)

Filantrocapitalismo (I)

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

Es difícil ponerle pegas a que un empresario inmensamente rico, como Rockefeller o Bill Gates, done parte de su fortuna a nobles causas, como una nueva vacuna frente a la malaria. Sin embargo, deberíamos saber que la expansión de estas grandes organizaciones filantrópicas tiene un precio. Editamos en dos entregas una síntesis traducida del valioso articulo “Philantrocapitalism, past and present….” de Anne-Emanuelle Birn, que compara la acción de la Fundación Rockefeller (FR), en la primera mitad del siglo XX, con la de la Fundación Bill y Melinda Gates (FBMG), concluyendo que el filantrocapitalismo del siglo XXI está desplazando a la OMS como actor fundamental en la salud publica internacional, y favorece una creciente fijación de prioridades por organizaciones privadas, o público-privadas, sin estructura democrática y transparente (por lo que no rinden cuentas a la sociedad), cuyos votos están legitimados por la cuantía de sus aportaciones o de los donantes que reúnen. Organizaciones con evidentes conflictos de intereses, que ensanchan el papel del sector privado en la salud global, favoreciendo intervenciones parcializadas, corto-placistas, basadas en soluciones tecnológicas y movidas por los intereses del mercado, en detrimento del enfoque de determinantes sociales de la salud y del apoyo de políticas públicas, más sostenidas y eficientes a largo plazo.

Sigue leyendo

Anuncios