Contra la simpleza pandémica

Contra la simpleza pandémica

Javier Segura del Pozo, médico salubrista y epidemiólogo

[Reproducimos a continuación el artículo publicado el 22 de agosto de 2020, en el diario digital “Cuartopoder”, con el mismo título: “Contra la simpleza pandémica”]

Extrañarse de la escasa afluencia a convocatorias por SMS para hacer pruebas PCR a población vulnerable, llamar educación para la salud a los consejos telefónicos de un “rastreador”, invertir más en construir un “hospital pandémico” que en reforzar la primera línea de contención (Atención Primaria y Salud Pública), poner más énfasis en el país de nacimiento que en la situación social de los casos, descubrir que hay personas que no siguen la recomendación de cuarentena o temen hacerse la prueba PCR, creer que una ayuda social llega a los beneficiarios por el hecho de publicarse en el boletín, hacer pasar como pedagógicas medidas de corte policial (obligación de uso de la mascarilla en la calle), señalar a la “inconsciencia de los jóvenes” como el origen del problema, pensar que los patrones de sociabilidad van a cambiar a golpe de consejo o campaña publicitaria, llamar comisiones interdisciplinarias a las formadas mayoritariamente por profesionales de la medicina de diferentes especialidades (en las que además es escasa la presencia de salubristas), considerar que la población no está preparada para compartir con ella la evolución de los indicadores de alerta, pretender reabrir los colegios sin aumentar las plantillas, etc., etc.

Sigue leyendo

Epistemología, Epidemiologia y Salud Pública

Epistemología, Epidemiologia y Salud Pública

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

En el mundo de la salud pública y la epidemiologia, reflexionar sobre la causalidad puede ser considerado como “una comedura de coco”. La palabra “filosofar” a veces se usa como sinónimo de perdida de tiempo, que se opone al hacer, al actuar. La medicina, la salud pública y la epidemiologia son muy “practiconas”, y están más enfocadas al cómo (método y técnica), frente al porqué (teoría), y al para qué o para quién (finalidad de la praxis). La formación positivista de los sanitarios y la metodología epidemiológica-estadística, favorecen un abordaje reduccionista de la complejidad social, dificultan la escucha de la población y el abordaje de las desigualdades sociales de la salud.  Estas frases forman parte de la ponencia que presenté el pasado jueves, 5 de mayo de 2016, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Barcelona, en el contexto de la mesa de causalidad en la epidemiología, del I Congreso de Filosofía de la Salud Pública. Os la transcribo completa a continuación, junto con las diapositivas que utilicé.

Sigue leyendo