Límites y oportunidades de la Solidaridad Comunitaria: a propósito de un suceso en el barrio de La Salud de Badalona

Límites y oportunidades de la Solidaridad Comunitaria: a propósito de un suceso en el barrio de La Salud de Badalona

Por Marta Ribó Salsas
Técnica de Salud Comunitaria (Ayuntamiento de Badalona)

Con este texto me propongo analizar la respuesta comunitaria, en términos de solidaridad, en torno a la demolición del bloque de pisos del Paseo de la Torre 16 del barrio de la Salud, en Badalona, sucedido hace unas pocas semanas. Las respuestas dadas por diferentes actores (instituciones, comunidad de vecinos, comunidad-barrio, vecindario no organizado, movimiento asociativo, etc.), me lleva a reflexionar sobre la respuesta innata de las personas a cuidar de los que se “sienten suyos”, y la necesidad de promocionar una solidaridad y cooperación entre desiguales [1], basada en el fortalecimiento de la identidad común sobre el barrio. Por ello, confirmo el valor de los procesos comunitarios que trabajan en la línea de sentir-se parte de la comunidad, y la capacidad de las instituciones para facilitar dicha implicación.

Sigue leyendo

El barrio de los cuidados (4ª parte): Cuidado Comunitario

El barrio de los cuidados (4ª parte): Cuidado Comunitario

Por Javier Segura del Pozo
Médico salubrista

Cerraremos hoy la exploración de la noción de barrio desde el enfoque de los cuidados. El conocimiento del barrio como fuente de enfermedad e iniquidad exige salir al profesional sanitario fuera del centro de salud al ámbito comunitario. Este va más allá de la atención domiciliaria. Las lógicas del mundo productivo (jornada laboral, distancia al trabajo, empleo femenino, desempleo, jubilación) determinan diferentes dinámicas y escenarios en el barrio, según sea entresemana o fines de semana, y también diferentes usos espaciales según edad y género.  El rol femenino en los cuidados, hace que el barrio haya sido tradicionalmente el espacio de las mujeres. Lo que se traduce en su protagonismo en las luchas barriales, pero también en un cierto rechazo del feminismo a las ideas comunitaristas. La noción de cuidado comunitario, como cuarto actor (junto al cuidado de la familia, el estado o el mercado) y como forma de solidaridad colectiva, se enraíza en una doble tradición de resistencia: frente al capitalismo (la camaradería obrera) y frente al patriarcado (la sororidad y la reivindicación de la corresponsabilidad social de los cuidados).

Sigue leyendo